Empresa

Gap vende su negocio en China al proveedor de servicios de ecommerce Baozun

El grupo estadounidense de distribución de moda, uno de los mayores del sector por cifra de negocio, desembarcó en el mercado asiático en 2010 y ha vendido su negocio en el país por una contraprestación en efectivo con un importe inicial de cuarenta millones de dólares.

Gap vende su negocio en China al proveedor de servicios de ecommerce Baozun
Gap desembarcó en China en 2010.

Modaes

8 nov 2022 - 12:19

Gap continúa deshaciendo posiciones. El gigante estadounidense de distribución de moda, uno de los mayores de su sector por cifra de negocio, ha vendido su negocio en China al proveedor de servicios para el comercio electrónico Bazoun. La empresa tenía dos filiales en China.

 

El grupo de distribución de moda ha vendido su negocio en el país por una contraprestación en efectivo con un importe inicial de cuarenta millones de dólares y que podría ascender hasta cincuenta millones de dólares. La adquisición, que se espera que sea efectiva durante la primera mitad de 2023, está sujeta a las condiciones y aprobaciones regulatorias.

 

Además, Gap también ha cerrado un acuerdo con Baozun para la producción y distribución de los productos de la empresa estadounidense en China. La duración de este acuerdo es de veinte años, con un plazo inicial de diez años que se puede renovar cada cinco años.

 

 

 

 

Baozun se ha hecho con el negocio de Gap a través de Baozun Brand Management (BBM), una nueva línea de negocio, que tiene como objetivo “aprovechar su tecnología para entablar relaciones más largas y profundas con las marcas”, según ha explicado en un comunicado.

 

“Esta adquisición acelera nuestra estrategia para evolucionar hacia un operador omnicanal impulsado por la tecnología”, ha señalado Vicent Qiu, presidente y consejero delegado de Baozun. “Con su valor de marca y tamaño, BBM se situará en el punto más alto en su objetivo de cerrar la brecha entre el comercio digital y las tiendas físicas”, ha ñadido el directivo.

 

“Estamos muy comprometidos con nuestros clientes en China y sabemos que es un mercado con enorme potencial para la empresa”, ha señalado por su parte Mark Breitbard, responsable del negocio internacional de Gap. “Estamos desbloqueando el crecimiento a través de la asociación con partners locales como Baozun”, ha añadido el directivo.

 

 

 

 

Gap desembarcó en China en 2010 y desde entonces ha ido incrementando su presencia en el país con la apertura de puntos de venta. Actualmente, la red comercial del grupo asciende a cerca de doscientos establecimientos. Desde diciembre de 2018, Bazoun era el proveedor de ecommerce del grupo en el país. En el primer semestre de ejercicio, las ventas de Gap en Asia se incrementaron un 8,4%, hasta 160 millones de dólares.

 

La venta de su negocio en China forma parte de la estrategia del grupo Power Plan 2023, que incluye la externalización de costes, incluyendo el traspaso a terceros de su red de tiendas en varios mercados. En Europa, Gap ha cedido sus operaciones en España a Grup Galcerán, mientras que en Francia se ha aliado con Michael Ohayon propietario de Galeries Lafayetter y en Reino Unido firmó un acuerdo con Next.

 

El pasado julio, la empresa anunció la salida de Sonia Syngal, presidenta y consejera delegada de la empresa durante los dos últimos años. Bob Martin, presidente ejecutivo de la empresa, asumió la dirección de forma interina.

 

Gap finalizó el segundo trimestre de ejercicio con un retroceso de las ventas del 8% y unas pérdidas de 49 millones de dólares, frente al beneficio neto de 258 millones de dólares del segundo trimestre de 2021.

 

China ha perdido posiciones en los últimos años como mercado de futuro para la moda, lastrado por las políticas restrictivas para frenar el avance de la pandemia y el fenómeno del guochao, que aboga por defender las marcas locales del país y que representa el renacimiento de la cultura china.