Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Fast Retailing sigue reforzando su equipo y ficha ahora a un director para sus marcas europeas

Modaes

15 ene 2014 - 11:36

El gigante japonés Fast Retailing continúa remodelando su cúpula directiva. En esta ocasión, el dueño de Uniqlo ha fichado a Lars Nilsson como director creativo de sus dos marcas europeas, Comptoir des Cotonniers y Princesse Tam Tam. En lo que va de año, la compañía también ha fichado a nuevos directivos procedentes de empresas del sector como Calvin Klein o Gap.

 

Nilsson ocupará el puesto de Amélie Gillier, que hasta el pasado noviembre era directora creativa de ambas enseñas. El creador ha trabajado como responsable de diseño para firmas como Zadig & Voltaire, Nina Ricci o Gianfranco Ferré, además de haber trabajado como diseñador autónomo para un gran número de enseñas.

 

“Con este fichaje, buscamos dar un giro, tanto creativo como estratégico, a ambas marcas para el mercado global”, ha explicado Nancy Pedot, directora ejecutiva de Comptoir des Cotonniers y Princesse Tam Tam.

 

Además de este nuevo fichaje, Fast Retailing ha nombrado a Le Ann Nealz, ex directiva de Juicy Couture, como nueva directora creativa de Uniqlo. Nealz ha trabajado para empresas del sector como Gap o Calvin Klein.

 

Otro de los ejecutivos que se acaba de incorporar a Uniqlo es John Fleming, nombrado director ejecutivo de la unidad de ecommerce de la marca, procedente de Wal-Mart. Por otro lado, Steven Sare, procedente de Express, también se ha sumado a Uniqlo como director de mechandising de Uniqlo en Estados Unidos, y Jörgen Andersson, como director de márketing global, procedente de H&M y Esprit.

 

Fast Retailing ha cerrado el primer trimestre de su ejercicio fiscal con un aumento del 8,8% en su beneficio, hasta los 41,8 billones de yenes (293,29 millones de euros), impulsado por el crecimiento de las ventas en los mercados internacionales, principalmente de Uniqlo. Las ventas del grupo se han situado a cierre del primer trimestre en 389,05 billones de yenes (2.727 millones de euros).