Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Fast Retailing mantiene sus operaciones en Rusia: “la ropa es una necesidad”

El grupo japonés, propietaria de Uniqlo, ha comunicado la decisión de mantener su actividad en el mercado ruso a pesar de la oleada de cierres de compañías internacionales como H&M, Inditex, Bestseller y Puma, entre otros.

Modaes

7 mar 2022 - 11:41

Tadashi Yanai, presidente de Fast Retailing

 

 

Fast Retailing resiste a la oleada de cierres. El grupo japonés, matriz de Uniqlo, ha comunicado su decisión de mantener abiertos los establecimientos en el mercado ruso a pesar de la retirada de operadores como H&M, Inditex o Mango en el país, según se ha publicado el diario japonés Nikkei.

 

“El conflicto no debería privar a la gente de Rusia de ropa, una necesidad básica”, compartía Tadashi Yanai, fundador y presidente de Fast Retailing. Actualmente, el grupo cuenta con 49 tiendas de Uniqlo en Rusia.

 

En la última semana, tras el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania, diversos operadores internacionales de distribución de moda han anunciado el cese de su actividad comercial en el mercado ruso.

 

En total, el sector de la moda en Rusia genera un volumen de ventas de 30.000 millones de euros, lo que le sitúa como el noveno mayor mercado para el sector a escala global, según datos recogidos por Euromonitor.

 

 

 

 

Las mayores compañías de distribución de moda a escala global anunciaron la semana pasada el cese temporal de sus operaciones en el país. La primera en tomar la decisión fue H&M, que el pasado miércoles anunció el cierre de sus tiendas en Rusia.

 

El pasado sábado, Inditex también tomo la decisión de suspender su actividad en el país. Rusia es el segundo mayor mercado por número de tiendas para el gigante gallego, donde opera con una red de 502 establecimientos.

 

Otras de las compañías internacionales que han decidido paralizar su actividad en Rusia han sido Bestseller, Asos, Boohoo, Nike o Puma. El lujo también se ha sumado a los cierres, y grupos como LVMH, Kering, Burberry, Chanel y Hermès también ha dejado de operar en el país.

 

Fast Retailing cerró el primer trimestre con un crecimiento de sólo el 1,2%, lastrado por la evolución de Uniqlo en Japón y China, pero disparó su beneficio neto un 33% gracias al buen desempeño de las ventas en Europa y Estados Unidos y a la entrada en números negros de su división Global Brands.