Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Eme Shoes centra su estrategia en el mercado exterior y ultima su primera tienda en Francia

F. Marín-Camp

8 jul 2013 - 04:40

La firma de calzado de gama alta Eme Shoes, que reúne las creaciones de enseñas nacionales junto con su marca propia con la intención de potenciar el made in Spain, prueba suerte en el extranjero. Elena M. de Mingo, fundadora de la empresa, ha explicado a Modaes.es que la compañía ha reajustado su plan de expansión y apuesta por mercados internacionales como Emiratos Árabes, Qatar y Francia.

 

La enseña empezó su andadura en 2006 con un primer establecimiento multimarca situado en el barrio de Salamanca de Madrid. Sin embargo, la marca propia ha ido cogiendo peso y se ha convertido en el principal producto que ofertan las tiendas de Eme Shoes.

 

De Mingo tiene claro que “la marca propia se va a seguir complementando con los diseños de otras firmas españolas”. En los puntos de venta de Eme Shoes se distribuyen los artículos de Chie Mihara y Unisa, entre otras marcas. Por su parte, los artículos propios se producen en talleres de Elche, Elda y Toledo. La empresa, que confecciona sus productos en talleres externos, emplea a cuatro trabajadores.

 

La firma de complementos viró su estrategia en 2012 para expandirse a nivel internacional. La intención de la compañía es dar el salto a mercados donde se aprecia la marca España, según cuenta De Mingo.

 

Los artículos de Eme Shoes están presentes en ciudades del Golfo Pérsico como Doha o Dubái, a través de la cadena de boutiques Rivaage. La enseña ha lanzado recientemente una colección exclusiva para sus puntos de venta en los Emiratos Árabes. Se trata de una línea de zapatos que mezcla el calzado y la joyería. Los artículos están bañados en oro y confeccionados a mano.  

 

De Mingo asegura que la expansión a nuevos países se realiza “teniendo en cuenta las diferencias e idiosincrasias de cada mercado”. En este sentido, la enseña abrió el pasado junio un pop-up store en Toulouse como primera toma de contacto en Francia, donde proyectan su primera tienda en 2014. El punto de venta se abrirá bajo la fórmula de la franquicia en la misma ciudad gala.

 

Tras la reciente salida a los mercados exteriores, De Mingo no facilita previsiones de facturación para este año. En 2012 la compañía facturó 7.000 euros mensuales aproximadamente.