Empresa

El multimarca Nasty de Plasty da el salto a Barcelona con su segunda tienda

La compañía de Girona, con sede en Platja d’Aro, prepara la apertura para comienzos del próximo verano. La empresa, fundada por Patricia Moreno, cuenta con la oferta de cerca de diez marcas como Alohas y Bryan Stepwise. 

I. Carmona

17 mar 2022 - 04:51

El multimarca Nasty de Plasty da el salto a Barcelona con su segunda tienda

 

 

Nasty de Plasty da el salto. El multimarca, fundado por Patricia Moreno en 2020 en Platja d’Aro (Girona), prepara la apertura de su segunda tienda en el número 230 de la calle Rosselló, en pleno centro de Barcelona. La compañía prevé abrir las puertas del establecimiento a finales de mayo, según ha adelantado la ejecutiva a Modaes.es.

 

El objetivo de la apertura es “acercarnos a nuestro cliente”, señala Moreno. La compañía tiene su primera tienda en la provincia de Platja d’Aro, en la Costa Brava, y explica que “el 80% de nuestros clientes no viven en la zona, sino que veranean allí, pero su casa está en Barcelona”. La empresa cerró 2021 con una facturación por debajo de los 250.000 euros.

 

El modelo Nasty de Plasty se basa en la alta rotación de oferta. La compañía comercializa actualmente una decena de marcas, además de la suya propia, entre las que figuran el calzado de Bryan Stepwise y Alohas, Lia Jeans, Dancing Leopard y Never Fully Dressed, entre otras nacionales e internacionales.

 

Las compras que realiza la compañía son de reducidas unidades, para fomentar una mayor rotación de producto y una mayor diferenciación para cada venta. La nueva tienda de la compañía se ubica en el número 230 de la calle Rosselló y cuenta con una superficie total alrededor de 115 metros cuadrados.

 

 

 

 

Nasty de Plasty abrió las puertas de su primera tienda el 13 de marzo de 2020, el mismo día que el Gobierno español anunció la declaración del estado de alarma por la pandemia del coronavirus. “No vimos clientes hasta ese verano”, recuerda Patricia Moreno, que en ese momento comenzó a operar también a través de su ecommerce.

 

El canal online de la compañía copa menos del 10% de sus ventas totales, aunque Moreno señala que, este año, “comienza a ganar más fuerza”. La tienda digital de Nasty de Plasty sirve de herramienta “y soporte para la tienda física”, explica la fundadora.

 

Para 2022, la compañía no se ha marcado ningún objetivo fijo de crecimiento, aunque prevé continuar desarrollando su negocio. “Plantearse una meta en este contexto tan inestable no tiene sentido”, comenta Moreno.

 

La ejecutiva, formada en asesoría de imagen y con una amplia experiencia en estilismo y coolhunting, tiene la gestión de Nasty de Plasty (aunque la propiedad está distribuida entre su socio Sergi Esteva y ella) y trabaja con una plantilla de tres personas que operan en tienda.