Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

El fabricante escocés de cashmere Dawson International entra en concurso por el sistema de pensiones

Modaes

16 ago 2012 - 16:10

El sistema de pensiones ha llevado a Dawson International, uno de los históricos productores de cashmere en Escocia, a la suspensión de pagos. El desacuerdo entre los directivos de la compañía por el actual sistema de pensiones y la marcha hace un mes del director no ejecutivo, Jan Holmstrom, por este motivo han sido el detonador de la crisis.

 

En junio, las acciones de Dawson se desplomaron al conocerse que los órganos de gestión de las pensiones rechazaban la opción de colocarlas en un fondo de protección. Un mes después, la compañía dejaba de cotizar ante la posibilidad de que suspendiera pagos si no solucionaba la cuestión.

 

La compañía acumula una deuda de 129 millones de libras esterlinas (164,3 millones de euros) por las pensiones, que el PPF se niega a asumir. La actual dirección de Dawson ya ha avanzado que no podrá hacer frente al próximo pago de pensiones.

 

En Reino Unido, las empresas pueden gestionar un fondo de pensiones (PPF, en sus siglas en inglés), desvinculado del resto de los activos. En principio, la gestión de los planes de pensiones no tiene porqué entrar en conflicto con la gestión de la empresa, salvo que sus intereses difieran.

 

En el primer semestre de su ejercicio fiscal 2011-2012, concluido el 1 de octubre del año pasado, la empresa facturó 19,8 millones de libras esterlinas (25,2 millones de euros), un 7,5% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Dawson redujo a la mitad su beneficio neto entre abril y septiembre del año pasado, hasta los 0,6 millones de libras esterlinas (0,76 millones de euros).

 

Dawson International es uno de los mayores fabricantes de prendas y artículos de cashmere de Escocia, con marcas como Barrie, Glenmac, John Laing o Kinross. La empresa, que cuenta con una trayectoria de 140 años, emplea a 180 trabajadores y exporta el 90% de su producción. La compañía había sido uno de los estandartes de la industria textil en Escocia, llegando a tener una plantilla de 12.000 personas.