Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

El Delgado Buil dice “hasta luego”

23 nov 2011 - 00:00

C. Pareja.- Anna Figuera Delgado y Macarena Ramos Buil, tándem de diseñadoras que forman la firma de moda El Delgado Buil, aparcan su proyecto empresarial. La enseña independiente se ha visto afectada por la crisis económica y la caída de las ventas.

 

El Delgado Buil es otra de las víctimas que se ha cobrado la coyuntura económica.  En marzo del pasado año era la diseñadora mallorquina Carmen March la que se veía obligada a alejarse de la moda echando el cierre de su única tienda y de su taller ubicado en Madrid.

 

En diciembre de 2010, el diseñador cordobés Elio Berhanyer también decía adiós al mundo del diseño tras una trayectoria en el sector de cerca de cincuenta años. La crisis también ha afectado a creadores como David Delfin, que ha tenido que cerrar su única tienda en Madrid a causa de las bajas ventas que esta registraba.

La firma, fundada en 2004, contaba hasta ahora con su sede en el barrio Gótico de Barcelona. El Delgado Buil vendía sus colecciones en su propia tienda y tenía también presencia en puntos de venta multimarca en España y en mercados como Nueva York, París, Berlín o Asia.

 

“El volumen de ventas no era lo que nos esperábamos –ha explicado Anna Figuera a Modaes-; las ventas que realizábamos nos daba para autofinanciar la producción, pero una firma como El Delgado Buil necesitaba también potenciar la marca y su imagen, algo que no podíamos financiar”.

 

Las diseñadoras, que financiaban parte de su firma gracias a las colaboraciones, han visto cómo la crisis económica impactaba en su proyecto empresarial. “Pensábamos que podríamos salvarnos, pero la coyuntura nos ha dañado colateralmente”, dicen las diseñadoras.

 

El Delgado Buil había firmado una segunda colaboración con la compañía catalana Escorpión. “Teníamos proyectos firmados y en firme, pero cuando volvimos a la actividad después del verano vimos cómo poco a poco se desmoronaban, como el que se estábamos realizando para Escorpion”.

 

La cadena de moda Escorpión, propiedad del grupo Biosca Riera, encara en estos momentos la salida del concurso de acreedores después de entrar en los juzgados.

 

“También estábamos trabajando en un proyecto con una gran multinacional de moda infantil pero al final no fue posible –explica Figuera-; todo esto, que era muy importante para poder autofinanciar nuestra firma, no fue posible y hemos llegado a la conclusión de que lo mejor es cesar la actividad de El Delgado Buil durante un tiempo indeterminado”.

Las diseñadoras de El Delgado Buil aseguran que antes de tomar esta decisión han buscado alternativas. “Hemos intentado cambiar de estrategia y buscar un socio que fuera afín a la firma, pero nada ha funcionado”, dice Figuera. “El camino que hemos hecho ha sido bueno, pero no lo suficiente”, concluye la diseñadora.

 

Aún así, Anna Figuera Delgado y Macarena Ramos Buil continuarán en la moda. Sendas diseñadoras son docentes en varios cursos de diseño en Barcelona y en la actualidad se encuentran inmersas en la búsqueda de nuevos proyectos en los que colaborar.

 

“Tanto Macarena como yo ya hemos buscado alternativas para no tener que dejar el diseño, que es lo que más nos apasiona”, asegura Figuera, que ya ha firmado un contrato con una firma de moda nacional pero aún no puede decir ni el nombre de la compañía ni que función ejercerá en ella.

 

“Ahora tocaba dar un gran salto por naturaleza de la firma, llegar a otros mercados y ampliar nuestras miras –explica Figuera-; pero no ha podido ser”.