Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

El bajo coste de Kiabi apuesta por las franquicias para crecer en España

12 mar 2010 - 00:00

El grupo francés Kiabi, dedicada a la distribución de moda a precios bajos, prosigue su crecimiento en el mercado nacional. La compañía, que roza ya las sesenta tiendas en España, se abre a la fórmula de las franquicias para potenciar su desarrollo. Kiabi, propiedad del Grupo Mulliez (que controla otras grandes superficies como Alcampo, Decathlon, Leroy Merlin y Norauto), pondrá en marcha la semana próxima un establecimiento en el Parque Comercial Isla de Corfú, en Alicante. El nuevo punto de venta, que contará con 1.500 metros cuadrados, se convertirá en el número 59 de la cadena.Igual que la irlandesa Primark y la española Lefties (Inditex), Kiabi se está viendo beneficiada del cambio de modelo en el consumo provocado por la crisis económica. El año pasado, la cadena puso en marcha un total de doce nuevas tiendas en España, un crecimiento que se mantendrá durante 2010, según la compañía. Fundada en 1978, la cadena, que desembarcó en España en 1993, cuenta actualmente con 330 establecimientos en el mundo, en países como España, Francia e Italia. Kiabi busca ahora oportunidades en mercados como Portugal y Europa del Este. En 2008, Kiabi registró unas ventas de 121 millones de euros en España, lo que representó un crecimiento del 30% respecto a 2007 y de un 2,6% por superficie comparable. Kiabi España, que representa un 13,5% de la facturación total del grupo, se ha marcado el objetivo de alcanzar cien tiendas en España en 2012 y lograr una cifra de negocio de 350 millones de euros. Según datos facilitados por la empresa, el resultado neto de la cadena en España se situó en ocho millones de euros en 2008, un ejercicio en el que se vendieron 15,5 millones de artículos en el país. En el conjunto del mundo, las ventas de Kiabi se situaron en 904,5 millones de euros en 2008, un 18% más que en el ejercicio precedente. El resultado neto de la compañía se situó en 52 millones de euros, con un alza del 6% respecto a 2007. La empresa vendió 116 millones de prendas en 2008.