Empresa

Ecoalf, el fenómeno ‘eco’ nacido a la vencida

Ecoalf es la tercera aventura del empresario Javier Goyeneche, que anteriormente había puesto en marcha Locopins, una empresa especializadas en pines y chapas nacida al calor de los Juegos Olímpicos de Barcelona, y Fun&Basics, de bolsos y accesorios.

Ecoalf, el fenómeno ‘eco’ nacido a la vencida
Antes de Ecoalf, Javier Goyeneche fundó otras dos empresas: Locopins y Fun&Basics.

C. Juárez

17 oct 2022 - 05:00

Sede

Madrid

 

Año de fundación

2009

 

Especialidad

Moda sostenible

 

Tiendas

Ocho

 

Países

Cuatro

 

 

Surgió de una crisis para dar respuesta a otra crisis. “Quería crear una marca de moda realmente sostenible y pensé que lo más sostenible era no seguir utilizando los recursos naturales del planeta de manera indiscriminada, para garantizar las necesidades de las futuras generaciones”. Este es el propósito con el que Javier Goyeneche fundó Ecoalf, el mayor fenómeno de la moda sostenible en España.

 

 

Lee la Revista Modaes 44

Se acabó la fiesta

Sólo para suscriptores premium

 

 

Se trata del tercer proyecto del empresario. La primera aventura de Goyeneche fue una compañía especializada en la venta de pins y chapas, Locopins, que nació en la década de los noventa al calor de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de la Exposición Universal de Sevilla. Tras la celebración de ambos eventos, el negocio comenzó a deshincharse, pero no lo hizo Goyeneche, que a mediados de los noventa puso en marcha Fun&Basics, especializada en complementos de moda. Los diseños, colores y precios asequibles catapultaron el negocio, que llegó a contar con hasta casi sesenta puntos de venta.

 

Entonces, las ampliaciones de capital se sucedieron y dio entrada en el accionariado a diferentes inversores y Fun&Basics continuó creciendo hasta que llegó la crisis de 2008, el consumo se hundió y con él la compañía. La empresa se convirtió en una de las primeras compañías de moda en entrar en los juzgados durante aquella crisis, y después de una tímida recuperación en 2010, con unos planes y una red mucho más ajustada, volvió a entrar en concurso de acreedores y fue directamente a liquidación.

 

Mientras Fun&Basics languidecía, Goyeneche tuvo la idea de Ecoalf. En el modelo y las decisiones que ha tomado la empresa de moda sostenible a lo largo de su trayectoria se observa la prudencia del empresario aprendida tras enterrar dos compañías. La tercera oportunidad de Goyeneche se ha convertido trece años después en el abanderado, referente y adalid de la sostenibilidad. Una red de tiendas reducida y enfocada en el extranjero, un crecimiento firme pero pausado y una cara visible, pero con gestores externos al capital, son las características definitorias de la empresa.

 

 

 

 

Ecoalf nació en 2009 con la visión de dejar de utilizar los recursos naturales de forma descuidada y la misión de crear una primera generación de productos de moda, desde prendas hasta calzado y accesorios, con “la misma calidad y diseño que los mejores no reciclados del mercado”. Después de tres años en el garaje trabajando en proyectos de innovación y desarrollo y vendiendo únicamente a través de la Red, la primera colección de Ecoalf vio la luz en 2012 en el número 116 de la calle Hortaleza de Madrid. 

 

La primera incursión de Ecoalf en el extranjero se produjo con la entrada de la empresa en los grandes almacenes Barnerys New York, Bloomingdales y Fred Segal en Estados Unidos, en Francia a través de los grandes almacenes Merci y en Reino Unido con Harvey Nichols. En 2014 la compañía dio el salto a Asia con la entrada en China y Japón, de la mano de Galeries Lafayette y Isetan, United Arrows y Beams, respectivamente. En el mismo año, Ecoalf se alió con Signus y el Centro de Tecnología de Calzado de La Rioja (Ctcr) para el lanzamiento de la primera colección de chanclas realizadas con neumáticos 100% reciclados.

 

En paralelo, Ecoalf continuó vinculada a promover iniciativas en el ámbito más social, como la Fundación Ecoalf, cuyo primer proyecto fue Upcycling the Oceans, una iniciativa con el apoyo de la industria pesquera que tiene como objetivo ayudar a eliminar y recuperar la basura marina de los océanos y transformándola en tejido. Para esa reconversión, Ecoalf creó una joint venture con el grupo industrial Textil Santanderina y la catalana Antex, encargadas de la transformación de los desechos del mar en fibras textiles. El proyecto, llamado Sequal, fue creciendo con los años, abriendo fábricas en Europa, América y Asia hasta que Ecoalf salió del capital en 2019.

 

Junto con la expansión de proyectos sostenibles, Ecoalf apostó por recibir respaldo de un grupo inversor, y en 2017 la compañía dio entrada en su capital a Manor Group, una compañía luxemburguesa especializada en agricultura sostenible y energía renovable. El grupo se hizo con el 65,9% de las acciones de Ecoalf por un importe que no trascendió. Tras el cambio de manos, la compañía fichó a Marisa Selfa, que había liderado Cortefiel, como consejera delegada, y dio otro salto adelante con la apertura de su segundo establecimiento y el primero en el extranjero: la empresa se instaló en Berlín con una tienda en el centro de la ciudad. El punto de venta cuenta también con un espacio dedicado a eventos y charlas para crear conciencia de la necesidad de cuidar el planeta.

 

 

 

 

Poco a poco, Ecoalf fue creciendo, y para capitalizar su expansión, pactó en 2019 una ampliación de capital de 4,5 millones de euros suscrita por los todos los accionistas: Manor Group, el propio Goyeneche y pequeños inversores. En aquel momento, la compañía contaba con la tienda de Madrid, la de Berlín, un establecimiento en Barcelona, un outlet y varios corners en El Corte Inglés.

 

Tras la ronda y abrir tiendas en Málaga y Ámsterdam, Asia fue el foco de expansión de la empresa, donde en 2020 abrió en Tokio su primera tienda en Japón mediante la creación de una joint venture con la empresa japonesa Sanyo Shokai. Igual que el establecimiento de Berlín, el espacio también cuenta con un área para la realización de charlas y eventos relacionados con la sostenibilidad. En Asia, la empresa también se alió con el Ministerio de Turismo de Tailandia y PTT Global Chemical para replicar el proyecto Upcycling the Oceans en el sudeste de Tailandia.

 

El estallido de la pandemia coincidió con la salida de Marisa Selfa de Ecoalf y, a finales de 2020, la compañía llegó un acuerdo con Eurofactor por el que obtuvo una financiación de cuatro millones de euros.

 

Trece años después de su nacimiento, Ecoalf tiene previsto cerrar 2022 con una facturación de 56 millones de euros, planea otra apertura en Milán y se ha convertido en referente de la sostenibilidad en España al ser la primera empresa del país en conseguir la certificación B Corp.