Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Domínguez duplicará su exportación y "saldrá adelante" pese a las pérdidas

4 feb 2010 - 00:00

El diseñador y empresario Adolfo Domínguez lo tiene claro. Su grupo de moda ganará peso internacional en los próximos años y "saldrá adelante" y sobrevivirá gracias a la escasa deuda que acumula. Según los planes del empresario, su compañía debería duplicar la exportación de sus prendas en un horizonte a dos años vista hasta suponer el 50% de las ventas. Durante una intervención en el Fórum Europa. Tribuna Galicia, el diseñador aclaró que ahora los niveles de venta en el extranjero de la firma representan el 25% de los ingresos. Así que, según sus cálculos, en un periodo de 10 años, el mercado español solo supondrá un 10% de las ventas del grupo.Los números negativos de la compañía, que registró unas pérdidas de 3,8 millones entre marzo y noviembre del pasado año, no asustan a Domínguez, que asegura que la empresa está "poco endeudada", por lo que puede sobrevivir las pérdidas. Adolfo Domínguez había obtenido entre marzo y noviembre de 2008 un beneficio de 2,2 millones de euros. La compañía, que cotiza en bolsa desde 1997, desmiente que haya llevado a cabo algunos ajustes de plantilla e incluso Domínguez habla de contrataciones puntuales. A pesar de haber cerrado algunos establecimientos en 2009, la firma tiene previsto abrir en Pekín como primer paso a su plan de crecimiento en Asia, mercado en el que también han puesto sus ojos otras compañías como Inditex o Javier Simorra.Precisamente, Adolfo Domínguez se desmarca del grupo propietario de Zara. Según el empresario, él y su mujer son "costureros y diseñadores", mientras que la multinacional de Amancio Ortega es "una gran comerciante, quizá la mayor del mundo" y asegura que es el "emblema" de Galicia. Domínguez no tiene previsto retirar sus prendas de los lineales de El Corte Inglés y sobre su vuelta a la pasarela Cibeles, señaló la importancia de la misma como plataforma de comunicación. Con pocos pelos en la lengua, el empresario no esconde sus opiniones y pide el despido libre "sin trabas administrativas ni judiciales". Además, critica a gestión económica del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, al que cuestiona la eficacia de la ley que regula las rebajas en el comercio español o también la regulación de los horarios comerciales. Por eso, Domínguez no es partidario de reglamentar las rebajas en España, como ocurre en Gran Bretaña.