Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Dolores Promesas apuesta por la franquicia en España y prepara dos aperturas para este año

El grupo abrirá próximamente dos nuevas tiendas, para las que negocia ubicaciones en ciudades como Alicante, Santander, Pamplona o Vitoria.

C. Pareja

3 oct 2016 - 04:53

Dolores Promesas apuesta por la franquicia en España y prepara dos nuevas aperturas para este año

 

 

Dolores Promesas se expande en nuevos rincones de España. La compañía busca nuevas fórmulas para crecer y apuesta por la franquicia para continuar desarrollándose en ciudades en las que no tiene presencia. El grupo abrirá próximamente dos nuevas tiendas, para las que negocia ubicaciones en ciudades como Alicante, Santander, Pamplona o Vitoria, tal y como ha explicado Javier Lapeña, director general de Dolores Promesas, a Modaes.es.

 

El grupo, que ya opera en España con una treintena de puntos de venta monomarca, ubicados en ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Sevilla, Málaga o Zaragoza, vehicula su crecimiento en el país con una combinación de tiendas propias y franquicias, una fórmula que se encuentra potenciando actualmente para ganar capilaridad el mercado español.

 

Además de en España, la compañía también continúa apostando por elevar su presencia en el mercado internacional y última ya su entrada en México. El grupo, como la mayoría de empresas españolas que desembarcan en el país, escogerá un socio local para desarrollarse en este mercado, tal y como adelantó Modaes.es.

 

Latinoamérica es una de las plazas internacionales a las que Dolores Promesas mira de cerca. La compañía está también en negociaciones para firmar diversos acuerdos de distribución y de máster franquicia para abrir sus primeras tiendas en países como Colombia o Costa Rica. 

 

 

 

 

Por el momento, el único país, además de España, donde Dolores Promesas tiene presencia es Francia. La empresa abrió su primer establecimiento en el país en septiembre de 2014, en el número 91 de la rue de Seine, en el barrio de Saint Germain. En los últimos meses, la firma ha puesto en marcha dos tiendas más, una ubicada en el número 26 de Rue Montmartre y la última, que abrió sus puertas a principios de año, en el barrio parisino de Châtelet Les Halles.

 

Francia y Latinoamérica no son los únicos objetivos de Dolores Promesas. A medio plazo, la compañía baraja la opción de abrir establecimientos de gestión directa en ciudades como Londres y Nueva York, lo que significaría la entrada del grupo en dos nuevos mercados.

 

La enseña, gestionada por la sociedad Leyenda Personal, finalizó 2015 con una cifra de negocio de siete millones de euros, un 12% más que en el mismo periodo del año anterior. Entre los planes del grupo se encuentran elevar su facturación un 20% en 2016 y superar los ocho millones de euros gracias a las nuevas aperturas y al proceso de internacionalización de la compañía.