Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Dogi recurre a una operación acordeón para restablecer su equilibrio patrimonial

Modaes

26 abr 2013 - 17:05

Dogi opta por una operación acordeón para restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto. La compañía propone a sus accionistas una reducción de capital de 5,26 millones de euros y, a su vez, una ampliación por valor de 4,7 millones de euros, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Cnmv).

 

Con esta fórmula, la empresa textil trata de compensar pérdidas reduciendo su capital social y, en paralelo, obtiene nuevos fondos. Esta operación está regulada en la Ley de Sociedades de Capital.

 

Dogi, especializada en tejido elástico, reducirá su capital mediante una reducción del valor nominal de la acción, que quedará fijado en 0,02 euros. Por otro lado, la ampliación se efectuará a través de la emisión de 233,3 millones de acciones por valor de 0,02 euros, con una prima de emisión de 0,01 euros por acción.

 

La compañía, que controla la familia Domènech, ha convocado a los accionistas el próximo junio para aprobar esta operación.

 

En 2012, la compañía textil redujo sus pérdidas un 50,9% durante 2012, hasta 7,44 millones de euros. En concreto, la empresa recortó gastos por un millón de euros con la aplicación de un expediente de regulación de empleo (ERE), que supuso el despido de 25 trabajadores, y otros 1,5 millones con un plan de ahorros que engloba la eliminación de primas y otros bonus, la reducción de salarios y la renegociación de alquileres. La cifra de negocio de la compañía se redujo un 2%, hasta 38,77 millones de euros.

 

Dogi continúa negociando con los principales acreedores una quita adicional y una modificación del calendario de pagos de su deuda. Por el momento, a finales del pasado año la empresa logró posponer el pago previsto para entonces hasta julio de 2013, para cuando está prevista la repatriación de los fondos procedentes de la indemnización por la expropiación de la planta que tenía en China. La compañía estima que la indemnización pendiente del Gobierno chino asciende a 4,5 millones de euros.

 

El grupo continúa con el proceso de búsqueda de un inversor externo. Para ello, la empresa ha contratado a Deloitte y le ha dado un plazo de seis meses para encontrar un socio industrial. De no ser así, la compañía subraya que “se avanzará hacia el esquema empresarial, societario y de gestión que se considere más adecuado para la viabilidad de la empresa”.

 

Avançsa, la sociedad que agrupa las participaciones industriales de la Administración catalana, dio el visto bueno a la concesión de un crédito participativo a la compañía textil, sujeto a la entrada de un inversor externo de carácter no especulativo, tal y como avanzó Modaes.es.