Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Dogi convoca a sus accionistas para solventar el segundo desequilibrio patrimonial en un año

S. Riera

6 mar 2013 - 04:57

Dogi convoca por segunda vez en menos de un año a la junta de accionistas para negociar una reducción o ampliación de capital para restablecer su equilibrio patrimonial, según han confirmado a Modaes.es fuentes de la empresa. Por el momento, Dogi no ha establecido ninguna fecha concreta para el encuentro con los accionistas. El consejo de administración de la empresa tiene dos meses de margen para convocar a la junta de accionistas para esta reunión.

 

Según consta en la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por Dogi con motivo de la presentación de sus resultados anuales, a 31 de diciembre de 2012 los fondos propios eran negativos.

 

La compañía textil redujo sus pérdidas un 50,9% durante 2012, hasta 7,44 millones de euros. En concreto, la empresa redujo gastos por un millón de euros con la aplicación de un expediente de regulación de empleo (ERE), que supuso el despido de 25 trabajadores, y otros 1,5 millones con un plan de ahorros que engloba la eliminación de primas y otros bonus, la reducción de salarios y la reducción de alquileres. La cifra de negocio de la compañía se redujo un 2%, hasta 38,77 millones de euros.

 

En junio de 2012, la empresa convocó a la junta de accionistas para una operación similar. En aquel entonces, la compañía aprobó una reducción de capital de 19,72 millones de euros para compensar unas pérdidas acumuladas, que ascendían a 20,58 millones de euros.

 

Por otro lado, Dogi continúa negociando con los principales acreedores una quita adicional y una modificación del calendario de pagos de su deuda. Por el momento, a finales de año la empresa logró posponer el pago previsto para entonces hasta julio de 2013, para cuando está prevista la repatriación de los fondos procedentes de la indemnización por la expropiación de la planta que tenían en China. La compañía estima que la indemnización pendiente del Gobierno chino asciende a 4,5 millones de euros.

 

Por último, el grupo continúa con el proceso de búsqueda de un inversor externo. Para ello, la empresa ha contratado a Deloitte y le ha dado un plazo de seis meses para encontrar un socio industrial. De no ser así, la empresa subraya que “se avanzará hacia el esquema empresarial, societario y de gestión que se considere más adecuado para la viabilidad de la empresa”.

 

Avançsa, la sociedad que agrupa las participaciones industriales de la Administración catalana, dio el visto bueno a la concesión de un crédito participativo a la compañía textil, sujeto a la entrada de un inversor externo de carácter no especulativo, tal y como avanzó Modaes.es.