Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Deporvillage confía en el Black Friday para igualar ventas de 2021 tras el fin del boom online

La compañía reconoce que el año ha sido incierto y prevé terminar el ejercicio con una facturación de 160 millones de euros, en línea con el año anterior, a falta de conocer cómo evolucionan noviembre y diciembre.

Deporvillage confía en el Black Friday para igualar ventas de 2021 tras el fin del boom online
Deporvillage prevé reducir su margen por la escalada de costes, aunque seguirá en beneficio.

I. P. G.

11 oct 2022 - 05:00

El fin del boom del canal online y el entorno de incertidumbre impactan también en los pure players españoles. Deporvillage, compañía especializada en la venta de artículos deportivos online y propiedad de JD Sports, prevé terminar el ejercicio con la misma facturación de 2021, aunque con menos rentabilidad.

 

“A mediados del año pasado empezó a ir mal, pero ahora hemos logrado dejar de reducir ventas y creemos que el Black Friday va a ser bueno, aunque tampoco vemos que habrá una gran euforia”, reconoce Xavier Pladellorens, director general de la empresa.

 

A falta de ver cómo evolucionan noviembre y diciembre, los mejores meses para la compañía, Deporvillage prevé cerrar el ejercicio con una facturación de 160 millones de euros, en línea con 2021.

 

La escalada de costes en toda la cadena de valor durante el último año provocará una contracción en el margen, aunque la empresa mantiene un resultado neto positivo. Según los últimos datos disponibles, publicados por JD Sports, entre agosto de 2021 y enero de 2022 Deporvillage registró un resultado de explotación de casi tres millones de euros.

 

 

 

 

La compañía trasladó el pasado junio sus oficinas de Manresa a la vecina localidad de Sant Fruitós de Bages (Barcelona), donde ocupa un espacio de 2.600 metros cuadrados que le permitirá seguir creciendo. Actualmente, la compañía cuenta con un equipo de más de 140 personas.

 

La desaceleración de Deporvillage este año se produce después de varios ejercicios de récord. Aunque ya venía creciendo a doble dígito antes de la pandemia (en 2019 elevó sus ventas un 33%), el confinamiento derivado del Covid-19 supuso un gran revulsivo a las ventas, ya que Deporvillage opera en el canal (online) y el sector (el deporte) que se vieron más beneficiados. En 2020, la empresa duplicó sus ventas respecto al año anterior, hasta alcanzar 160 millones.

 

Sin embargo, desde finales del año pasado, las disrupciones en la cadena de suministro, la reanudación de la actividad comercial física y, más recientemente, los múltiples impactos de la guerra, especialmente la inflación, han motivado una oleada de profit warnings precisamente en los que fueran la estrella durante el confinamiento.

 

Asos o Zalando, los dos mayores operadores europeos especializados en la venta de moda online, son algunos de los que han tenido que revisar a la baja sus previsiones, lo que motivó fuertes recortes en su valoración.

 

En el sector del deporte, Adidas emitió en junio un profit warning, y Nike ha cerrado el primer trimestre (finalizado el 31 de agosto) con un crecimiento de sólo el 4% y un desplome de su beneficio.

 

 

Deporvillage, un año con JD

 

Nacida en 2010, la compañía catalana es uno de los mayores pure players de distribución de material deportivo en Europa. En 2021, JD Sports se hizo con el 80% de Deporvillage en una una operación valorada en 140,4 millones de euros. La maniobra se llevó a cabo a través del grupo Iberian Sports Retail Group (Isrg), una joint venture formada por JD Sports, el grupo portugués Sonae y la familia Segarra (cofundadores de Sprinter).