Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Decathlon conquista el oro de la moda en España por número de clientes

Primark empata en segunda posición con el grupo de grandes almacenes y los hipermercados arrasan: Carrefour adelanta a Zara en la tercera plaza, Lidl supera a H&M y Alcampo bate a Sprinter, según Kantar.

Iria P. Gestal

18 mar 2022 - 05:00

Decathlon adelanta a El Corte Inglés y conquista el oro de la moda en España por número de clientes

 

 

España se viste en Decathlon. El gigante francés de la distribución de moda y equipamiento deportivo ha adelantado a El Corte Inglés y a Primark como el mayor retailer de moda del país por número de compradores en 2021, según datos de Kantar. 

 

Decathlon no es el único operador de moda low cost que gana terreno en el último año. Primark y Lefties también escalan posiciones y los hipermercados arrasan: Carrefour adelanta a Zara en la tercera plaza, Lidl supera a H&M y Alcampo bate a Sprinter, según Kantar.

 

Además, Carrefour, Lidl y Alcampo son, junto a Sprinter, Lefties y Amazon, los únicos que han logrado recuperar ya los volúmenes de compradores de moda (incluyendo ropa, calzado ya ccesorios) que tenían antes de la pandemia.

 

El gigante galo Decathlon conquista la primera posición con 10,1 millones de clientes. La compañía, que tiene en España uno de sus principales mercados, tiene especial penetración en categorías como la moda infantil.

 

 

 

 

A pesar de tener una relativamente baja penetración online (de sólo el 18% en 2020), Decathlon resistió particularmente bien el golpe de la pandemia gracias a su especialización en deporte, la categoría ganadora desde el confinamiento.

 

Decathlon es, además, uno de los operadores internacionales con mayor trayectoria en España: el grupo abrió su primera tienda en el país en 1992, ocho años antes, por ejemplo, del desembarco de H&M. La empresa opera hoy con más de 170 tiendas en el país.

 

El Corte Inglés, el anterior rey de la moda en España, comparte ahora la segunda posición con Primark, quien también llegó a ocupar el oro en el pasado. Cada uno cuenta con 9,9 millones de compradores de moda.

 

 

 

 

El grupo de grandes almacenes iguala los datos de 2020 y está muy lejos de los niveles prepandemia, mientras que Primark ha experimentado un rápido rebote tras un año casi sin actividad ya que no tiene canal online.

 

Además de Decathlon, los grandes sorpassos los protagonizan los hipermercados. Carrefour ha superado a Zara, que llegó a ser la mayor cadena por número de compradores de España y que hoy tiene 7,7 millones de clientes, frente a los 8,3 millones del grupo galo de gran consumo.

 

El mayor rival de la cadena gallega, H&M, también pierde la batalla contra otro hipermercado, Lidl, que escala hasta 5,7 millones de clientes. El grupo sueco, por su parte, se queda en 5,2 millones y es una de las pocas que pierde terreno respecto a 2020.

Amazon, otro de los grandes ganadores de la pandemia, sigue arañando cuota y escala hasta los 4,4 millones de compradores, seguido de Stradivarius y Lefties, con 4,1 millones cada uno.

 

 

 

 

Los siguientes puestos los ocupan dos cadenas de moda joven, Springfield y Pull&Bear, con cuatro millones cada uno, y a las puertas del final del ránking se encuentra en otro gran ganador del año, Alcampo, que bate a Sprinter con 3,9 millones de clientes. La cadena de moda deportiva y C&A cierran el ránking con 3,7 millones y 3,6 millones, respectivamente.

 

El ránking de la moda, tanto por cuota de mercado como por número de clientes, sufrió un cambio radical en 2020, motivado por el cambio de hábitos de consumo (con más peso de la moda informal y deportiva) y las restricciones, que dieron alas a canales como los hipermercados o los pure players.

 

Superada esa coyuntura, sin embargo, la lista sigue lejos de volver a la normalidad previa al estallido del Covid-19, que estaba dominada por operadores puros de moda como Primark, Zara y H&M, con la excepción de El Corte Inglés.

 

Está por ver cómo afectará al mix el nuevo contexto, marcado por una subida generalizada de precios a la que no ha escapado ni siquiera Inditex, que ayer anunció que los subirá de media un 5% en todo el mundo y un 2% en España.