Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

De la cautela al ‘sprint’: Inditex arranca en Estados Unidos treinta años después

La compañía ha abierto más tiendas en los últimos cuatro años que en los seis anteriores. Hoy, el grupo subirá la persiana de un nuevo establecimiento en Hudson Yards.

Iria P. Gestal

15 mar 2019 - 04:49

De la cautela al ‘sprint’: Inditex arranca en Estados Unidos treinta años después

 

 

Cocción a fuego lento y un golpe de calor: esta ha sido la receta del mayor grupo de moda del mundo en el mayor mercado para el sector. En 2019 se cumplen 34 años del desembarco de Inditex en Estados Unidos, un mercado que, pese a ser el mayor del mundo, el grupo siempre ha tanteado con cautela. Pero, en los últimos dos años, el gigante de la distribución de moda ha pisado el acelerador, con más tiendas, más cadenas, y la conquista de nuevos territorios.

 

Hoy, el grupo abrirá una nueva tienda de Zara en Hudson Yards, “el desarrollo más importante de Nueva York en los últimos años”, según explicó Pablo Isla, presidente de Inditex, en la última presentación de resultados.

 

El nuevo establecimiento es la guinda a tres años intensos de expansión en Estados Unidos, sobre todo si se comparan con el desarrollo histórico del grupo en el país. Inditex desembarcó en el mercado estadounidense en 1989, cuando Zara era sólo una cadena que quería hacer su primera declaración de intenciones con un flagship store en Nueva York, entonces el centro del mundo.

 

 

 

 

En 2012, cuando Inditex acababa de arrebatar a la estadounidense Gap el oro de la distribución de moda, el grupo volvió a utilizar la Gran Manzana como instrumento de comunicación, con un anticipadísimo flagship store en la Quinta Avenida, más cerca, decían las crónicas de entonces, de la tienda de Armani que de la de Gap.

 

Una nueva declaración de intenciones que, coincidencia o no, terminó aupando las acciones del grupo por encima de los cien euros por título. Ese mismo año, Massimo Dutti aterrizó en el país con una apertura en una esquina de la misma calle.

 

Y eso fue todo. Mientras rivales como H&M avanzaban a golpe de tiendas en el país, Inditex apenas pasaba del medio centenar y sólo con dos cadenas: Zara y Massimo Dutti. Ni grandes flagships, ni estrategia de penetración.

 

 

 

Pero, de repente, todo se aceleró. Sólo en los últimos cinco ejercicios, Inditex ha abierto 47 tiendas en el país, el doble de las que abrió en los seis años anteriores, y ha llevado dos nuevas cadenas después de treinta ejercicios operando con sólo tres: Zara, Massimo Dutti y Zara Home, que sólo distribuye online.

 

En mayo de 2017, el grupo lanzó la plataforma online de Bershka para el mercado estadounidense, y a finales de año abrió una tienda efímera en Nueva York que finalmente no ha bajado la persiana.

 

La empresa también aceleró en estados como Michigan, Ohio o California, donde hasta entonces tenía poca presencia. En 2018, llegó una nueva ofensiva. En plena reorganización de su red de retail, Inditex aceleró su expansión con tiendas en Estados Unidos con once aperturas.

 

El país se situó así como el segundo mercado por aperturas, sólo por detrás de México. Con este sprint, el grupo superó la frontera del centenar de tiendas en territorio estadounidense, y llevó también una nueva cadena, Pull&Bear, que por ahora sólo opera online.

 

En el conjunto del ejercicio, Inditex cerró 2018 con una facturación global de 26.145 millones de euros, un 3% más que el año anterior. A tipos de cambio constante, las ventas del grupo avanzaron un 7%.  El resultado neto se situó en 3.444 millones de euros, un 2% más.