Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Crocs retoma el crecimiento en España con veinte aperturas en tres años

15 jul 2010 - 00:00

Modaes.- El grupo estadounidense Crocs vuelve a andar con paso firme. La compañía, que atravesó una situación complicada tras un periodo de rápido crecimiento, pone en marcha un plan de desarrollo que apuesta, entre otros mercados, por España. A lo largo de los próximos tres años se abrirán un total de veinte tiendas Crocs en el mercado nacional.Este plan de expansión será llevado a cabo por la compañía alicantina Crocs Spain, propietaria de la licencia de la marca estadounidense para el mercado español. La empresa, controlada al cien por cien por empresarios locales, ha decidido multiplicar por diez las dos tiendas propias que posee actualmente, ubicadas en Madrid (abierta hace dos años) y Alicante. El punto de partida de este crecimiento ha sido la apertura de un establecimiento en Barcelona que, tal y como han explicado a Modaes fuentes de la empresa, ha tardado en abrirse más de lo previsto. El local de Barcelona está ubicado en la calle Consell de Cent y cuenta con 250 metros cuadrados de superficie.Crocs Spain, cuyo gerente es, según consta en el Registro Mercantil, Francisco Martínez, acaba de reforzar su capital con la incorporación de un nuevo accionista, aunque fuentes de la empresa no han querido facilitar su nombre. El vicepresidente de la sociedad es, actualmente, Carlos Sánchez Gonzálvez. La compañía estadounidense, que distribuye sus artículos en más de 125 países, cosechó un gran éxito gracias a sus característicos zuecos de goma. El crecimiento acelerado se frenó de forma brusca por la competencia de falsificaciones e imitaciones, hasta que la empresa puso en marcha una diversificación de cartera de productos. Crocs cerró el ejercicio 2009 con unos números rojos de 42,1 millones de dólares (33,1 millones de euros), cinco veces menos que en 2008, cuando perdió un total de 185 millones de dólares (145,4 millones de euros). Las ventas del grupo se situaron en 645,8 millones de dólares (507,7 millones de euros), con 10,5% menos que en el ejercicio precedente.