Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Cortefiel cerrará Milano tras las rebajas e integrará sus tiendas en otras cadenas

16 jun 2009 - 00:00

El grupo Cortefiel no ve futuro para Milano. La compañía, controlada por los fondos de capital riesgo CVC, Pai y Permira, anunció ayer el cierre de los once establecimientos de la cadena de sastrerías tras las próximas rebajas de verano debido al descenso de la demanda de este tipo de productos. Fundada en 1984 como un canal especializado en el antiguo negocio de confección del grupo madrileño, Milano representa tan sólo el 2% de la facturación de Cortefiel, que pasará así a dedicarse en exclusiva a la distribución. Cortefiel aprovechará los establecimientos de Milano para integrarlos en la red comercial del resto de enseñas del grupo, que suman 1.578 tiendas propias y franquicias en 56 países de todo el mundo. La cadena cuenta con tiendas en España, Francia y Portugal. La transformación de los locales se realizará, indicó el grupo, cuando no haya "duplicidad de ubicaciones". Asimismo, la mayor parte de los trabajadores de Milano se incorporará a las secciones de confección para hombre de la cadena Cortefiel.El grupo, que también posee Cortefiel, Pedro del Hierro, Springfield y Women'secret, diversificó en 2007 la oferta de Milano con el lanzamiento de una línea de ropa sport, complementaria a sus colecciones de sastrería y complementos. El objetivo era permitir a los clientes de Milano vestirse con esta marca "desde la mañana hasta la noche y el fin de semana". El cierre de la cadena es la primera decisión de peso en Cortefiel tras el relevo en la dirección de la compañía. El grupo ha nombrado en los últimos meses a Juan Carlos Escribano, anterior director general de la cadena Springfield, como consejero delegado y a Ezequiel Zafiro, procedente de la firma de auditoría Deloitte, como nuevo director general. Cortefiel debe mejorar su rentabilidad porque los fondos de capital riesgo CVC, PAI y Permira, que compraron la compañía en 2005, lo hicieron endeudando la empresa, que arrastra un pasivo financiero de 1.385 millones de euros. El grupo obtuvo una facturación de 1.070 millones de euros en el ejercicio 2008, lo que supone un descenso del 5,8% con respecto al ejercicio precedente.