Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Cóndor cae sólo un 15% en 2020 y convierte China en su segundo mercado

La compañía española, especializada en calcetería infantil, finalizó el último ejercicio con unas ventas de más de 15 millones de euros. En los mercados internacionales, la empresa logró crecer un 5%.

Pilar Riaño

5 feb 2021 - 04:58

Cóndor cae sólo un 15% en 2020 y convierte a China en su segundo mercado

 

 

Cóndor, a doble velocidad. La compañía española, especializa en el segmento de la calcetería infatil, sufre en el mercado nacional pero crece en el extranjero. La empresa, liderada por Roser Ramos y controlada por la familia Valls, ha finalizado el ejercicio 2020 con una caída de ventas del 15%, en línea con otros grupos españoles de moda infantil como Mayoral. En el año del Covid-19, la compañía recogió los frutos de su entrada en Tmall y convirtió a China en su segundo mercado por volumen de negocio.

 

Somos especialistas en infantil y en este segmento hay un uso por necesidad que no existe en hombre o mujer, lo que mejora un poco las cifras”, explica Ramos. Cóndor, fundada en 1898 y con sede en Arenys de Mar (Barcelona), ha cerrado 2020 con una cifra de negocio de algo más de 15 millones de euros, frente a los 18 millones de euros registrados en 2019 y 2018.

 

La reducción de ventas experimentada por Cóndor en 2020 se concentra en España, donde la compañía ha sufrido el cierre de tiendas por el estado de alarma y la crisis que atraviesa el canal multimarca.

 

Las exportaciones, en cambio, han registrado un crecimiento del 5% en 2020, gracias a la “diversificación” geográfica, tal y como explica Ramos. Cóndor, que distribuye sus artículos en 67 países, tiene a España como su principal mercado, seguido por China, Estados Unidos, Italia, Portugal y Reino Unido. Las exportaciones copan el 40% del negocio de Cóndor.

 

 

 

 

El grupo opera en China de la mano de un socio local con exclusividad para Tmall, plataforma en la que desembarcó en 2019. En 2020, Cóndor duplicó sus ventas en China, que ha adelantado a Estados Unidos como segundo país por ventas. De todos modos, el gigante asiático sólo representa el 2% de las ventas de la empresa.

 

Pese a la crisis del Covid-19, la empresa prosiguió su desarrollo internacional en 2020 y desembarcó en países como Brasil (con un distribuidor), Argentina y Honduras, al tiempo que ultima su entrada en Colombia.

 

Cóndor cuenta con mil clientes en la Europa comunitaria y quinientos en el resto del mundo, mientras en el mercado nacional opera mediante diez establecimientos (seis tiendas propias, cuatro franquicias y outlets) y el canal multimarca, con alrededor de 2.000 clientes.

 

“En el canal multimarca en España estamos sufriendo: lo hicimos en 2020 y lo seguiremos haciendo en 2021 -explica Ramos-; la tienda de barrio y de proximidad aguanta, pero las de mayor tamaño y las que están en el centro de la ciudad o en centro comercial han sufrido”. “La crisis se nota más en Hermosilla que en la tienda de Zaragoza”, ejemplifica la ejecutiva, que calcula que entre 150 y 180 clientes de España han desaparecido o lo harán en el corto plazo.

 

Como ha sucedido en el grueso de retailers, el negocio online de Cóndor se ha disparado con la pandemia. Las ventas digitales de la empresa cerraron 2020 con un crecimiento del 22% respecto a 2019, si bien representan sólo entre el 6% y 7% del negocio total.

 

 

 

 

Reducción de la producción

El grupo, que cuenta con fábrica propia, ha adaptado su producción a la nueva situación del mercado. La planta, cuya plantilla estuvo dos meses en expediente de regulación temporal de empleo (Erte), ha reducido su actividad y paraliza la producción los viernes mediante un expediente por causas organizativas, económicas, técnicas y de producción (Etop).

 

La fábrica de Cóndor, que cuenta con una plantilla de 200 empleados, tiene una capacidad anual de 750.000 docenas de calcetines al año. Actualmente, la producción de la planta se sitúa en 470.000 docenas “para ajustar la fabricación al stock”, según Ramos, que considera que “contar con fábrica propia es una ventaja competitiva en el contexto actual”.

 

“Hay que ir mes a mes, es imposible hacer previsiones”, se lamenta la primera ejecutiva de Cóndor, que afirma que el primer semestre de 2021 no será bueno pero que el segundo sí lo será, “entre otras cosas por las ganas que tiene la gente de revertir la situación”. De todos modos, Ramos advierte que “recuperar en 2021 todo lo perdido en 2020 es imposible”.