Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Christian Lacroix sucumbe a la crisis de la alta costura y suspende pagos

29 may 2009 - 00:00

Nueva víctima de la crisis económica y, esta vez, en el mercado del lujo. La histórica firma francesa Christian Lacroix presentó el pasado viernes en el tribunal de comercio de París una declaración de insolvencia, el equivalente al concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) de la legislación española. El órgano de justicia parisino decidirá la semana próxima sobre el futuro de la empresa. La enseña de alta costura se ha visto afectada por la contracción del consumo de las grandes fortunas. La empresa cerró el ejercicio 2008 con una cifra de negocio de 30 millones de euros y unos número rojos de 10 millones de euros. En 2009, la colección de verano de prêt-à-porter femenino (que aportan el grueso de las ventas del grupo) redujo sus ventas un 35%.Tras su adquisición en 2005 por los hermanos estadounidenses Falic, la firma centró su estrategia en el mercado americano, uno de los más afectados por la crisis económica. Japón y Oriente Medio también se han resentido, según Nicolas Topiol, presidente de la compañía. Los hermanos Falic llevan más de un año tratando de vender la empresa, pero las negociaciones han fracasado, de momento. Los propietarios continúan intentando deshacerse de la firma, pero si no logran su objetivo se han comprometido a mantener en funcionamiento la empresa. La supervivencia de la enseña podría pasar por el despido de parte de sus 125 trabajadores. Christian Lacroix no ha logrado ser rentable en sus 32 años de historia. En 2005, el conglomerado francés de marcas de lujo LVMH se deshizo de la enseña por unos 40 millones de dólares. El contrato del diseñador Christian Lacroix con la marca que lleva su nombre vence dentro de un año.