Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Cartier aterriza en la Casa Batlló de Barcelona con un ‘pop up store’

La compañía francesa de lujo, propiedad del conglomerado suizo Richemont, ha inaugurado un espacio temporal de trescientos metros cuadrados de superficie comercial en la primera planta del edificio, con acceso independiente.

Modaes

18 ene 2022 - 09:26

Pop up store de Cartier en Casa Batlló

 

 

Cartier refuerza su presencia en Paseo de Gracia. La compañía francesa de joyería, propiedad del conglomerado de lujo Richemont, ha inaugurado un espacio temporal en la emblemática Casa Batlló. La tienda efímera se ha inauguró durante la jornada de ayer y permanecerá abierta hasta el próximo junio.

 

Con esta apertura, la firma de lujo refuerza su presencia en Paseo de Gracia, una de las avenidas más importantes de Barcelona y uno de los principales focos de actividad comercial en la capital catalana, donde ya cuenta con otro establecimiento en el número 82, que actualmente se encuentra en reformas.

 

El pop up store cuenta con una superficie comercial de trescientos metros cuadrados y está situado en la primera planta del edificio, con acceso propio desde el número 43 de Paseo de Gracia. El nuevo establecimiento tiene dos espacios diferenciados: uno destinado a las colecciones de Cartier y otro dedicado a encuentros culturales que muestran la relación entre la firma de lujo y Casa Batlló.

 

 

 

 

El pasado noviembre, la empresa comunicó la apertura de una nueva tienda en el complejo comercial Galerías Canalejas de Madrid, suponiendo su cuarto establecimiento en el mercado español, donde también cuenta con otros locales ubicados en la calle Serrano (Madrid) y en la Plaza de Cort (Palma de Mallorca).

 

En abril del año pasado, el conglomerado suizo puso al frente del negocio de Cartier en España y Portugal a Nicolás Helly, que se incorporó al grupo suizo en 1998 y que, entre 2011 y 2014 y ya fue director de retail de Cartier en la Península Ibérica.

 

Entre abril y septiembre, Richemont multiplicó casi por ocho su beneficio neto, que pasó de 159 millones de euros hasta 1.249 millones de euros acumulados durante el primer semestre de su año fiscal. En comparación a 2019, el grupo aumentó su beneficio neto en un 44%.

 

En el periodo, el conglomerado suizo de lujo elevó sus ventas un 63% en comparación al mismo periodo del año anterior, hasta 3.789 millones de euros, y un 20% respecto al primer semestre de 2019, impulsado sobre todo por las marcas de joyería, que experimentaron un crecimiento del 37,9% gracias a Cartier y Van Cleef&Arpels.