Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Carrera y Carrera planea su desembarco en China y refuerza su presencia en Oriente Medio

S.García

14 sep 2012 - 05:00

Carrera y Carrera apuesta por los mercados internacionales. La enseña española de joyería ultima los preparativos de su entrada en el mercado chino y refuerza su presencia en Oriente Medio con la reapertura de uno de sus espacios.

 

“En un periodo de entre dos y diez meses tenemos previsto contar con varios puntos de venta en China”, explica Carmen Sáenz, vicepresidenta de la empresa. El primer establecimiento que abrirá sus puertas estará ubicado en la ciudad de Macao, al sur de China. Este punto de venta, que ya estaba operativo en formato multimarca, reabrirá sus puertas en de dos meses reconvertido en espacio propio.

 

Además de la tienda de Macao, en un periodo de cuatro meses, Carrera y Carrera inaugurará su primera tienda en Pekín y dentro de ocho o diez meses el primer establecimiento en Shanghai.

 

En paralelo al desembarco en China, la firma de joyería planea reforzar su presencia en Oriente Medio. “A principios de octubre reinauguramos la tienda que tenemos en Dubai en un nuevo emplazamiento”, destaca Sáenz.

 

Pero Carrera y Carrera no sólo crece a través de puntos de venta propios. La enseña, fundada en los años setenta por Manuel Carrera, también apuesta por los corners. “En países como Panamá, México y Japón estamos creciendo con esta fórmula y a nivel internacional tenemos previsto inaugurar anualmente entre ocho y quince nuevos corners”, destaca la vicepresidenta de la marca.

 

Actualmente, Carrera y Carrera, que cuenta con una plantilla de 150 personas (de las que casi un centenar son artesanos), es propiedad de un inversor extranjero, que se hizo con la compañía en 2010. La familia Lladró, que controlaba la compañía hasta entonces, la vendió a un magnate ruso cuya identidad no trascendió.

 

Estructura

La empresa, que tiene su sede central y su único taller en Madrid, cuenta con tres filiales en el extranjero: Nueva York, a través de la que se gestiona el mercado americano; Tokio, desde donde se controla el mercado asiático y Moscú, que concentra todo el mercado ruso.

 

El cuanto a la creación de los diseños, la compañía crea en su taller de Madrid entre el 80% y el 90% de todo lo que luego vende. El resto de piezas se fabrican en un taller de la ciudad andaluza de Córdoba, con el que tienen una larga relación comercial.

 

Aunque desde la marca no han querido dar cifras de facturación, Sáenz destaca que su progresión en los últimos años ha sido a la inversa que la de muchas compañías. “Llevamos tres años creciendo a un buen ritmo, incluso en España”, destaca la vicepresidenta de Carrera y Carrera.

 

La enseña, que cuenta con una red de 300 puntos de venta en cuarenta países de todo el mundo, finalizó el ejercicio 2011 con un aumento del 28% de la cifra del negocio. Entre enero y agosto de 2012, la compañía acumula un crecimiento del 30% respecto al mismo periodo de 2011.