Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Caramelo sale oficialmente del concurso de acreedores e impulsa su crecimiento en España

S. Riera

22 may 2014 - 16:01

Caramelo deja atrás el proceso concursal. El Juzgado de lo Mercantil número 2 de A Coruña ha decretado el cese de la declaración del concurso, después de que en marzo se aprobase el convenio de acreedores. El juez que instruye al caso ha revocado también a los administradores concursales, según consta en el Registro Mercantil.

 

La compañía trata de volver a la normalidad, está recuperando su dinámica y los plazos de las colecciones, han explicado fuentes cercanas a la empresa a Modaes.es. Caramelo no descarta nuevas aperturas de tiendas propias en España a corto plazo y, en una segunda fase, en el extranjero. Por otro lado, la compañía ha vuelto a apostar por la producción en proximidad y ha traído la mayor parte de su confección en Asia a talleres de España y Portugal.

 

El convenio recibió luz verde por parte del 69% del pasivo ordinario. El acuerdo contempla una quita del 80% y una espera de ocho años que incluye los tres primeros de carencia. La deuda total en el momento de entrar en concurso ascendía a unos cien millones de euros.

 

La compañía gallega, controlada por el grupo inversor Inveravante (propiedad del empresario Manuel Jove), entró en los juzgados en abril del año pasado. La empresa justificó su entrada en los juzgados apelando que Caramelo “estaba atravesando una situación extrema”, y asegurando que la única fórmula para conseguir la viabilidad era “a través de un profundo redimensionamiento” que le permitiera garantizar su futuro.

 

A lo largo de este año, la empresa ha redimensionado su red comercial y su plantilla. El grupo ha pasado de tener 102 corners en El Corte Inglés a tan solo 42 y ha reducido el número de establecimientos a siete, ubicados en A Coruña, Santiago de Compostela, Oviedo, Bilbao, Barcelona y Madrid.

 

En cuanto a la plantilla, el pasado verano, Caramelo llevó a cabo un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a 180 empleados. En la actualidad, la empresa cuenta con 160 trabajadores, unos sesenta en la central y el resto en el equipo comercial.