Empresa

Burberry se propone facturar 5.000 millones de libras a largo plazo tras fichar a Daniel Lee

La nueva dirección creativa de la firma británica está en el centro de su estrategia de crecimiento de cara a los próximos cuatro años, en los que la empresa prevé duplicar sus ventas de productos de piel, calzado y mujer.

Burberry se propone facturar 5.000 millones de libras a largo plazo tras fichar a Daniel Lee
El pilar sobre el que se edificará esta nueva era de la marca es “volver a centrarnos en lo británico y reforzar nuestra conexión con su cultura, diseño y artesanía”.

Modaes

17 nov 2022 - 10:13

Burberry mira al horizonte. La compañía británica de lujo, que acaba de renovar su dirección creativa con el fichaje de Daniel Lee, ha puesto en marcha un nuevo plan de crecimiento de cara a los próximos cuatro años que tiene como objetivo final alcanzar unas ventas de 5.000 millones de libras (5.719,9 millones de euros) a largo plazo.

 

Precisamente, es Lee quien está en el centro de la nueva estrategia de la compañía, bajo el nombre de The Next Phase: Modern British Luxury. “Nuestro foco en la próxima etapa es el crecimiento y la aceleración y tenemos un plan muy claro para alcanzar nuestros objetivos”, ha sentenciado Jonathan Akeroyd, consejero delegado de Burberry.

 

El pilar sobre el que se edificará esta nueva era de la marca es “volver a centrarnos en lo británico y reforzar nuestra conexión con su cultura, diseño y artesanía”, describe la compañía, fundada en 1856 en el pueblo inglés de Basingstoke.

 

“Continuamos enfrentándonos a riesgos en el entorno macroeconómico, especialmente a disrupciones en China continental a causa de las restricciones por la pandemia y la potencial recesión en Europa y América”, apunta Burberry. A medio plazo, las ventas de la compañía se elevarán hasta 4.000 millones de libras (4.575,9 millones de euros), registrando un crecimiento medio anual de cerca del 9% respecto a la facturación de 2022.

 

 

 

 

Los objetivos cuantitativos de Burberry para los próximos años pasan por duplicar sus ventas de las líneas de productos de piel, de calzado y de la línea de mujer en el medio plazo, además de incrementar los ingresos de outerwear en un 50%. Burberry también aumentará las ventas de accesorios, su línea más vendida, hasta que supongan un 50% de su facturación anual a largo plazo.

 

Además, la empresa prevé terminar de renovar su red de tiendas bajo su nuevo concepto de retail a finales del ejercicio fiscal 2026. A cierre del primer semestre del año fiscal 2023 (periodo terminado el 1 de octubre de 2022), Burberry ya ha transformado la imagen de 69 establecimientos, 56 de ellas en Asia.

 

La compañía prevé que sus ventas por metro cuadrado se incrementen más de un 50% en el medio plazo. En el canal online, Burberry planea duplicar sus ventas a medio plazo hasta que supongan el 15% de las generadas a través de retail.

 

El grupo británico no ha detallado sus objetivos por mercados, pero explica que prevé “acelerar su momentum en los mercados clave”. Burberry genera el 39% de sus ventas en Asia Pacífico. Otro de los objetivos de la compañía es acelerar la captación de clientes, fortalecer su relación con los consumidores y aumentar su fidelidad y retención.

 

 

La magia de Lee

 

Burberry fichó a Daniel Lee como director creativo el pasado septiembre. El diseñador tomó el relevo de Riccardo Tisci, que ocupó este cargo desde 2018 hasta julio de 2021 y lideró el reposicionamiento de la marca con una nueva identidad visual que recuperó el monograma de Thomas Burberry.

 

Lee se incorporó a la centenaria firma británica desde la dirección creativa de la firma italiana Bottega Veneta, que abandonó en noviembre de 2021. Bajo la etapa Lee, la marca se convirtió en una de las firmas de mayor crecimiento del grupo Kering. En palabras de François-Henri Pinault, consejero delegado de la compañía, el diseñador fue responsable de “volver a poner a Bottega Veneta en el centro de la escena”.

 

El creativo británico se formó en la escuela Central St. Martin de Londres y pasó por firmas como Maison Margiela, Balenciaga y Donna Karan antes de fichar por Céline en 2012, donde trabajó de la mano de Phoebe Philo en el desarrollo de la línea ready to wear. Cuando se anunció su nombramiento en Burberry, Akeroyd declaró que Lee “tendrá el impacto que buscamos para esta próxima fase".