Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Burberry ficha en Kingfisher a su nueva directora de RSC

La compañía británica de lujo ha incorporado a Caroline Laurie, hasta ahora directora de sostenibilidad del retailer de ferretería y bricolaje, como nueva vicepresidenta de responsabilidad social corporativa.

Burberry ficha en Kingfisher a su nueva directora de RSC

Modaes

4 jul 2022 - 14:07

Burberry refuerza su equipo de sostenibilidad. El grupo británico de lujo, liderado desde este año por Jonathan Akeroyd, ha incorporado a Caroline Lauri como nueva vicepresidenta de responsabilidad social corporativa (RSC), según adelanta Drapers.

La ejecutiva se incorpora a Burberry procedente de Kingfisher, un grupo británico especializado en ferretería y bricolaje y una de las mayores compañías cotizadas de Reino Unido.

 

Con anterioridad, fue compradora y directora de desarrollo de negocio en B&Q, una de las cadenas del grupo Kingfisher, y antes de incorporarse a la compañía trabajó en la cadena de supermercados Asda.

 

Burberry trazó nuevos objetivos de sostenibilidad el año pasado, incluyendo la meta de ser climate positive en 2040. La empresa lanzó su actual estrategia de sostenibilidad en 2017, con varias metas hasta 2022 en materia de producto, compañía y comunidad.

 

 

 

 

Estos objetivos incluyen, por ejemplo, que el 100% del algodón sea de origen sostenible, que toda la energía que utiliza la compañía sea de fuentes renovables y ser neutra en emisiones de carbono.

 

A principios de año, la compañía obtuvo un préstamo de 300 millones de libras vinculado a sus objetivos sostenibles concedido por Lloyds. En 2020, Burberry ya realizó una emisión de bonos verdes vinculados a proyectos sostenibles. Así, la compañía sigue los pasos de otras compañías de su segmento como Moncler, Salvatore Ferragamo, Camper o Prada.

 

Burberry está liderada desde principios de año por Jonathan Akeroyd, que se incorporó a la compañía en abril procedente de Versace. El ejecutivo relevó en el cargo a Marco Gobbetti, responsable de la transformación de Burberry en los últimos años y que fichó por Salvatore Ferragamo.

 

 

 

 

El grupo británico cerró el ejercicio 2021 (finalizado el 2 de abril de 2022) con una facturación de 2.826 millones de libras, un 23% más que el año anterior. La empresa ha recuperado ya el volumen previo al estallido de la pandemia.

 

De cara a este ejercicio, Burberry prevé aumentar sus ventas a un solo dígito, con un incremento “significativo” de su margen a medio plazo. La empresa ha explicado que sus previsiones dependen de la recuperación del consumo en China y el impacto que pueda seguir teniendo el coronavirus. Además, Burberry ha señalado que, a pesar de la incertidumbre en el entorno macroeconómico, “estamos manejando activamente el viento en contra de la inflación”.

 

Como la gran mayoría de compañías del sector, tras el estallido de la guerra en Ucrania la compañía anunció que dejaría de realizar envíos a Rusia y cerró temporalmente sus tiendas en el país, incluyendo una franquiciada en la Plaza Roja.