Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Boohoo también pone freno a las devoluciones y estudia empezar a cobrarlas

La plataforma británica de venta online de moda está sondando comenzar a cobrar por las devoluciones, uno de los factores que lastró sus ventas, con un descenso del 8% en el primer trimestre del ejercicio 2022.

Boohoo también pone freno a las devoluciones y estudia empezar a cobrarlas
“La cuota de devoluciones en Reino Unido se ha convertido en un factor importante”, explica Neil Catto, director financiero de Boohoo

Modaes

21 jun 2022 - 18:12

Boohoo busca también solución a las devoluciones. Después de encoger sus ventas un 8% en el primer trimestre, el pure player británico de moda low cost está tanteando comenzar a cobrar por las devoluciones online, según comentó Joe Lyttle, consejero delegado de Boohoo, en una entrevista con Bloomberg.

 

Precisamente, fue la normalización de la cuota de devoluciones la que motivó la caída en los ingresos de la compañía británica. Las ventas de Boohoo en el trimestre (cerrado el 31 de mayo) se situaron en 445,7 millones de libras (515,5 millones de euros), un 8% menos que en el mismo trimestre del año anterior.

 

“La cuota de devoluciones en Reino Unido se ha convertido en un factor importante y, a escala internacional, está causando que nos cueste mucho más tiempo entregar los paquetes a los clientes”, comentó Neil Catto, director financiero del ecommerce británico. El ejecutivo “no prevé que este fenómeno mejore en 2022”.

 

La razón del incremento de las devoluciones este año se debe al repunte de ventas de prendas de fiesta, ceremonia y eventos sociales, explica Catto. “Durante la pandemia, los clientes llevaban ropa para la que la talla no era tan importante”, desarrolla, haciendo referencia a la tendencia por las prendas relajadas y casual.

 

 

 

 

Inditex, número uno de la distribución de moda online, también ha comenzado a cobrar por las devoluciones online en algunos mercados. El grupo gallego de distribución de moda, número uno de su sector, instauró una cuota fija de unos 1,95 euros por cada devolución, una medida que puso en marcha en treinta de los mercados en los que está presente. Otras grandes compañías de moda tienen prácticas similares. Tanto Uniqlo como H&M cobran una cuota fija por cada devolución en Estados Unidos, pero sólo aquellas realizadas a domicilio.

 

Los pure players de moda fueron prácticamente inmunes al golpe de la pandemia y las restricciones al comercio, pero la inflación, el alza constante en los costes de logística y el aumento de la tasa de devoluciones online han acarreado una oleada de profit warnings de los mayores grupos de ecommerce del sector.

 

Zalando cerró el primer trimestre del año fiscal con una caída en sus ventas del 1,5%, hasta 2.205 millones de euros, y entró en pérdidas, con unos números rojos de 61,3 millones de euros. Asos, por su parte, aumentó sus ventas sólo un 4%, hasta 938,4 millones de libras (1.085,4 millones de euros), y revisó a la baja sus previsiones para el cierre del año, estimando un crecimiento de entre el 4% y el 7%.