Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Biba compra una fábrica de curtiduría en Cataluña y prevé recuperar 20 millones en ventas en 2022

La compañía barcelonesa, fundada en 1990 como distribuidora de marcas internacionales, completó la adquisición de dos fábricas en Igualada y Girona en 2020, pero dispara ahora la producción tras la pausa por la pandemia.

Isabel Carmona

3 jun 2022 - 04:54

Biba compra dos fábricas de piel en Cataluña y prevé recuperar 20 millones en ventas en 2022

 

 

“Un segundo comienzo”. Así describe Antonio Guardia, consejero delegado de Biba, la etapa que encara la compañía este año. La empresa barcelonesa, especializada en accesorios de marroquinería y de viaje para mujer, ha apostado por continuar integrando su producción con la compra de una fábrica de piel en Vic. Además, la empresa prevé recuperar los niveles de ventas de 2019 este año, rondando los veinte millones de euros, según adelanta el directivo a Modaes.es

 

Biba completó la adquisición de la fábrica en 2020, justo antes del estallido de la pandemia, pero no ha podido poner en marcha la producción al completo hasta ahora. La compra de las fábricas y la maquinaria supuso una inversión de medio millón de euros por parte de la compañía. La integración en vertical es una de los principales áreas de crecimiento a futuro para Biba. 

 

De cara a 2022, la empresa prevé que sus ventas se sitúen cerca de los veinte millones de euros, regresando a cifras previas al estallido de la pandemia. Biba registró una caída del 30% en 2020, pero estima que la recuperación llegará este año y que 2022 será “su mejor ejercicio en el canal multimarca”.

 

Biba calcula que las ventas a través de sus tiendas propias continúen este año un 10% por debajo de los niveles prepandemia. “No nos interesa hacer previsiones de crecimiento muy ambiciosas, sino mantenernos sólidos y crecer, pero con prudencia”, explica Pol Guardia, miembro de la segunda generación de la familia fundadora de Biba y responsable de expansión de la compañía.

 

 

 

 

La empresa cuenta con una red de cuarenta puntos de venta en España, todos ellos gestionados de forma directa. “La cifra es muy similar a la de antes de la pandemia porque hemos ido cerrando puntos de venta, pero los cierres se han compensado con otras aperturas”, explica Pol Guardia. El pasado agosto, Biba experimentó por primera vez con el modelo de franquicias y abrió un establecimiento en Puigcerdá (Girona). En julio, la compañía prevé establecer un nuevo punto de venta en Figueras (Girona). Además, la compañía tiene presencia en veinte establecimientos de El Corte Inglés.

 

La empresa genera el 65% de sus ventas fuera de España y su principal mercado extranjero por cifra de negocio es el francés. Uno de los principales focos de crecimiento para Biba en los próximos años es Asia, donde cuenta con una oficina comercial en Hong Kong. Desde allí, Biba también controla su negocio en Australia, Corea, Taiwán y Japón. A escala internacional, la empresa está presente en cerca de novecientos puntos multimarca en 22 países.

 

Biba comenzó su actividad en 1990 como DCM Argentona operando como distribuidora mayorista en España de marcas internacionales como Levi’s, Benetton, Nike o Superga. Cuatro años más tarde, la empresa abrió las puertas de su primera tienda bajo el rótulo de Biba, donde vendía producto de las firmas que gestionaba. En 2007, la compañía compró a uno de sus proveedores, Slang, y no fue hasta 2014 que Biba se convirtió en una segunda marca de bolsos con su propio producto.

 

 

 

 

“Nuestra intención era modernizar el concepto del bolso clásico de piel”, explica Antonio Guardia. Con los años, la compañía fue dejando atrás la distribución de firmas internacionales para centrarse en la distribución de sus marcas propias y ampliar su oferta.

 

Más adelante, Biba se hizo con una fábrica en Marruecos, donde se ensambla su producto. La compañía también produce parte de su oferta en India y en China, aunque la gran mayoría de la producción se lleva a cabo en cercanía. “El siguiente paso era comprar una fábrica donde producir nuestra propia piel”, explica Pol Guardia.

 

La sede y el centro logístico de la compañía se mantienen en Argentona, en un centro de 2.500 metros cuadrados de superficie. Además, Biba cuenta con un showroom en pleno corazón de Barcelona, desde el cual trabaja una parte del equipo de diseño y opera también como estudio y tienda en el piso superior. En total, el equipo de Biba se compone de 250 personas en Marruecos y 180 en España.