Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Bad Habits crece con multimarca para alcanzar 4,6 millones de euros en 2026

La empresa barcelonesa, nacida en 2017 como un marketplace de marcas de terceros, cuenta actualmente con dieciséis puntos de venta multimarca a escala nacional y espera alcanzar los cuarenta para finales de 2022.

Ainoa Erdozain

17 feb 2022 - 04:53

Georgina Escoda, fundadora de Bad Habits

 

 

Bad Habits impulsa su crecimiento. La empresa barcelonesa de moda femenina, que opera como un marketplace de marcas de terceros y con su propia firma, se ha marcado el objetivo de alcanzar 4,6 millones de euros en ventas para 2026, según explica Georgina Escoda, fundadora y directora creativa de la compañía, a Modaes.es. La empresa apoyará su estrategia de crecimiento en el canal multimarca, en el que actualmente opera con dieciséis puntos de venta en España, y espera cerrar 2022 con un total de cuarenta.

 

En el ejercicio de la pandemia, la empresa facturó 725.000 euros y, en 2021, creció un 38%, hasta un millón de euros. A cierre de 2022, los planes de Bad Habits pasan por facturar 1,1 millones e ir aumentando su volumen de ventas de manera paulatina hasta alcanzar los 4,6 millones de euros en un plazo de cinco años.

 

El origen de la compañía se remonta a 2017, cuando Georgina Escoda, exmodelo y con experiencia en el retail, decidió emprender su camino en la industria de la moda con el lanzamiento de un marketplace de moda premium. Con una inversion inicial de 200.000 euros, la empresa abrió su primera y única tienda física, ubicada en el número 5 de la calle Tenor Viñas, en Barcelona.

 

Desde sus inicios, Bad Habits centró su estrategia en la venta de marcas de terceros, como Anine Bing, Victoria Beckham, Steve Maden, Nanushka o Rohe, entre otras, aunque en paralelo, de manera anual, lanzaba colecciones cápsulas de su propia firma, hasta que decidió incorporarla como una línea de negocio más a principios del año pasado. En 2021, la marca Bad Habits generó un 40% de las ventas totales de la compañía y, para este año, espera que concentre un 60% de sus ingresos, aumentando hasta el 80% para 2023.

 

 

 

 

La marca de moda fabrica toda su colección en proximidad en España. Su oferta de productos va desde trajes de chaqueta con tejidos italianos hasta calzado o accesorios como gafas de sol. El precio medio de sus prendas oscila entre 115 euros y 130 euros.

 

Bad habits vende sus colecciones a través de un showroom en Barcelona y, próximamente, planea aterrizar en su segundo showroom, ubicado en París. Además, la empresa genera un 25% de sus ventas a través de su página web y redes sociales como Instagram, donde también realiza ventas en streaming.

 

Actualmente, el 15% de su cifra de negocio procede del mercado europeo y el resto de sus ventas se concentran en el mercado nacional. Con un equipo de diez personas, Bad Habits no descarta acelerar su expansión a través de franquicias en Cataluña en un futuro.

 

El accionariado de la compañía se reparte de manera equitativa entre Escoda y su marido que, a día de hoy, se mantiene al margen de la empresa. Sin haber hecho ninguna ronda de financiación hasta el momento, Bad Habits mantiene la puerta abierta a potenciales inversores.