Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Aninoto abre un showroom en el centro de Barcelona

22 feb 2010 - 00:00

La compañía textil Aninoto quiere aprovechar la crisis para estar más cerca de sus clientes. El histórico grupo familiar está ultimando la obras de un nuevo local en Rambla Catalunya, en Barcelona, en el que albergará sus colecciones de la firma Aninoto y Nino by Aninoto, destinado al público juvenil. El grupo, que alcanzó gran proyección nacional hace una década gracias a sus pantalones para mujer, contaba hasta ahora con un piso también en el centro de la capital catalana desde el que presentaba y vendía a sus clientes, principalmente establecimientos multimarca, sus últimas novedades. Este piso, en la calle Roselló, es propiedad de la familia Llop Llagostera, actualmente al frente de la compañía catalana.Las intenciones de la empresa pasan por dar otro uso a este inmueble y concentrar en el nuevo espacio, más amplio, las colecciones a partir del próximo mes. Entre los objetivos de la firma a medio plazo está el rejuvenecimiento de su público objetivo sin olvidarse de los cortes para señora. La empresa textil, fundada en Sabadell (Barcelona) en 1972, no fabrica sus prendas, si no que las subcontrata a terceros, tanto dentro como fuera de España, bajo sus patrones y diseños para posteriormente comercializarla. El grupo no cuenta con tiendas propias y descarta crear su propia red de establecimientos al obtener, desde su nacimiento, buenos resultados a través de la venta en grandes almacenes y tiendas multimarca.En la actualidad, Aninoto está presente en más de 1.200 puntos de venta en toda España. En mayo de 2008, el grupo, que emplea a unas 30 personas en su centro de Sabadell, sufrió un cambio accionarial. Entonces, la familia Llop Llagostera adquirió el 50% del capital que hasta entonces no controlaba y que estaba en manos de la familia Armengol. El importe de la venta no se hizo público. Otro de los retos a los que se enfrenta la compañía familiar es la venta de sus pantalones fuera de España, una tarea que se antoja a priori complicada debido al contexto económico y de consumo actual en toda Europa. El último dato de facturación de la empresa data del ejercicio 2007, cuando las ventas de Aninoto ascendieron a 10,5 millones de euros.