Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

André Maestrini (Lululemon): “El ‘athleisure’ sigue en auge y no sólo en Silicon Valley”

El responsable de expansión internacional de Lululemon asegura que todavía hay hueco en España para la moda deportiva y que el mercado tiene mucho potencial.

André Maestrini (Lululemon): “El ‘athleisure’ sigue en auge y no sólo en Silicon Valley”
André Maestrini, responsable del negocio internacional de Lululemon.

C. J.

5 jul 2022 - 05:00

Ir al supermercado o a tomar un café en leggings todavía no es del todo habitual en España, pero Lululemon se ha propuesto que así lo sea. André Maestrini, responsable del negocio internacional de la compañía canadiense de moda y equipamiento deportivo, que ultima su desembarco en el país el próximo septiembre, asegura que “el apetito por el athleisure, sigue en auge, y no sólo para la gente de Silicon Valley”. El directivo explica que España es un mercado con mucho potencial porque se practica mucho deporte, tiene capacidad de acoger marcas premium y el deporte femenino está en auge.

 

 

Pregunta: Nike, Adidas, Under Armour han reducido su estructura en España. ¿Es un buen momento para entrar en el país?

 

Respuesta: En los últimos años no era fácil tener proyectos de apertura de tiendas ni entrada en nuevos mercados, pero el objetivo de nuestra nueva estrategia es duplicar nuestro negocio internacional. Entre los proyectos, una de las prioridades era la entrada en España.

 

 

P.: ¿Por qué?

 

R.: Ya estábamos en Reino Unido, Alemania y Francia, por lo que el paso natural era entrar en el mercado español. Además, España tiene tres factores que hacen que sea un mercado atractivo. El primero es que es un país donde se practica mucho deporte, especialmente outdoor, algo que para nosotros es muy importante. También es un mercado con capacidad para acoger una marca premium, y tercero, hay una dinámica muy fuerte del deporte femenino en España, el segmento que nosotros dominamos.

 

 

 

 

P.: En Estados Unidos la gente sale en leggings a comprar el pan o a una barbacoa, pero en España no. ¿Hay hueco para tanto athleisure?

 

R.: Cuando entramos en Reino Unido, no había tanta gente que se paseara en leggings, pero el consumidor se acostumbró y empezó a consumirlo. Creo que en España va a pasar lo mismo. Además, los españoles viajan, han visto lo que hay fuera, han visto nuestros productos y practican mucho deporte, así que creo que habrá mucha demanda.

 

 

P.: Hoy en día todo el mundo vende leggings. ¿Le tiene miedo a Inditex o Zara?

 

R.: Es cierto que tenemos bastante competencia en todo el mundo, pero nuestra marca se diferencia por los materiales y la tecnología que utilizamos. Por eso es tan importante tener tiendas propias para que la gente se pueda probar.

 

 

P.: ¿La ropa deportiva es moda?

 

R.: Claro, la forma de vestir es ahora mucho más informal y el concepto de vestir formal está mucho más diluido. Hemos visto que con la vuelta a la oficina tenemos una gran oportunidad, porque los consumidores ya no visten como antes. Esto explica que la dinámica de la marca sea muy fuerte.

 

 

 

 

P.: Pero después de dos años de pandemia vistiendo de deporte, ¿no teme que haya un rebote?

 

R.: Hemos estado muy atentos a las búsquedas de los consumidores, y el porcentaje de búsqueda de moda deportiva no ha bajado, sino al contrario. El apetito por este tipo de prendas, por el athleisure, sigue en auge, y no sólo para la gente de Silicon Valley.

 

 

P.: A las marcas de hombre siempre les ha costado dar el salto a mujer. ¿Es más fácil el movimiento contrario?

 

R.: Diría que sí, porque en esta categoría la mujer también tiene mucho poder de decisión. Hay un fenómeno muy claro, el día del padre, en el que se disparan las ventas y casi todas ellas están realizadas por mujeres. Pero también hay otro fenómeno, y es que los hombres, después de descubrir este tipo de ropa, vuelven a las tiendas por ellos mismos.