Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Adolfo Domínguez sigue los pasos de Zara y entra en Australia

5 oct 2011 - 00:00

Joan Faus. Madrid.- La firma española Adolfo Domínguez desembarca en Australia. La enseña acaba de abrir en Melbourne su primera tienda en el país, siguiendo los pasos de Zara, que se instaló el pasado abril en Sidney.

 

El nuevo punto de venta de Adolfo Domínguez abrió sus puertas el pasado sábado, según han explicado a Modaes fuentes del grupo gallego. La compañía ha declinado dar más detalles sobre las características del establecimiento y de si se trata de una franquicia, el método que
está utilizando la firma en su expansión internacional.

Con esta apertura, Adolfo Domínguez está presente en todos los continentes, excepto África. Otras firmas españolas de moda, como Pronovias, Pepe Jeans o Camper, también comercializan sus productos en Australia.

 

Tras su llegada a Melbourne, Adolfo Domínguez cuenta con una red de 470 establecimientos en España y 198 en otros 36 países.

 

La enseña gallega sigue en plena fase de expansión internacional, especialmente en Latinoamérica y Asia, donde está abriendo decenas de establecimientos mediante franquicias. “Desde hace tres años tenemos entre setenta y ochenta nuevas tiendas cada año", explicó
recientemente a Modaes la directora creativa de Adolfo Domínguez, Tiziana Domínguez.

Los mayores esfuerzos del grupo se centran en Asia y en los países árabes. Corea del Sur, China e India son los tres países asiáticos en los que se desarrollará la mayor parte de la expansión.

 

La compañía aspira a que el 50% de su facturación proceda del negocio internacional en 2015 y que en 2020 alcance el 80%. El grupo acaba de empezar, además, un proceso de remodelación de su página web para inciar en el plazo de un año su venta online fuera de Europa. 

 

Adolfo Domínguez cerró el primer trimestre de su ejercicio con unas pérdidas atribuibles de 3,37 millones de euros, el doble que en el mismo periodo del ejercicio precedente, cuando registró unos números rojos de 1,66 millones de euros. Las ventas de la empresa se situaron
en 30,86 millones de euros, un 10,25% menos que en el primer trimestre de 2010.