Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Abercrombie & Fitch recorta en su central para hacer frente a la caída de ventas

5 may 2009 - 00:00

La firma norteamericana Abercrombie & Fitch da sus primeros pasos para atajar la drástica caída de ventas que sufren la mayoría de firmas textiles de moda. El grupo, dirigido a adolescentes, ha despedido a 170 trabajadores que hasta ahora trabajaban en las oficinas centrales que el grupo tiene en New Albany, en el estado de Ohio. La explicación de los despidos hay que buscarla, según la propia compañía, en la reducción de costes a la que la empresa se ha visto abocada por la "agitación" que se ha producido en el mercado de la moda en los últimos meses. "La compañía se ha comprometido a mejorar su eficiencia. Por ello, ha implementado diferentes iniciativas en sus oficinas centrales entre las que se encuentran la eliminación de unos 170 puestos", explicó Eric Cerny, portavoz del departamento de relación con los medios de la marca.Cerny aseguró que en la actualidad la plantilla de New Albany no supera las 2.000 personas. Las ventas de la cadena de moda se han visto golpeadas por la crisis y la compañía ha evitado rebajar los precios de sus prodcutos. Los despidos, que se counicaron a la plantilla el pasado 30 de abril, no son los primeros que se producen en las oficinas centrales del grupo ya que el pasado mes de enero Abercrobie & Fitch despidió a medio centenar de empleados. El impacto de la situación general de las firmas de moda llegó a la cadena el pasado mes de marzo. El grupo aseguró a principios de año que las ventas en tienda se habían mantenido a los mismos niveles que el año anterior aunque en el primer trimestre cambiaron las tornas y las ventas cayeron un 34%. Una cifra que compartieron todas las marcas que posee Abercrombie&Fitch: Abercrombie, Hollister, Ruehl y Gilly Hicks. En pasado mes de enero, el director general de la firma, Michael Jeffries, envió un correo electrónico a todos los empleados del grupo explicándoles los inminentes recortes que se iban a producir debido a las condicions económicas. En este mail achacó los recortes a la necesidad de "centrar los esfuerzos y focalizar la actividad en actividades de alto valor añadido".