Líder en información
económica del negocio
de la moda

Cosmética

Coty reacciona dos meses después y paraliza su actividad en Rusia

El grupo estadounidense genera aproximadamente un 3% de su facturación en el mercado ruso. Aun así, Coty no prevé que este movimiento afecte a sus objetivos anuales de 2022. A cierre del año, la empresa espera registrar un crecimiento interanual de entre el 13% y el 16%.

Modaes

28 abr 2022 - 10:01

Sede de Coty

 

 

Coty reacciona. La compañía estadounidense de cosmética, que gestiona las licencias de perfumería de firmas como Gucci, Marc Jacobs o Burberry, ha anunciado la suspensión temporal de sus actividades en el mercado ruso dos meses después de que comenzara la guerra entre Rusia y Ucrania.

 

Las actividades de la empresa en el mercado ruso generan, aproximadamente, el 3% del negocio total de la compañía y, de momento, Coty no prevé que la operación afecte a los objetivos anuales para 2022. La empresa opera con establecimientos en Moscú y otras ciudades como Nizhni Nóvgorod.

 

Coty cerró el ejercicio fiscal 2021 con unas ventas de 4.630 millones de dólares, lo que supuso un 2% menos que en el ejercicio anterior. De cara a cierre del ejercicio 2022, la empresa prevé registrar un crecimiento interanual de entre un 13% y un 16%. El grupo también prevé registrar un resultado bruto de explotación ajustado (ebitda ajustado) de novecientos millones de dólares.

 

 

 

 

El grupo estadounidense de cosmética ha decidido suspender su actividad en el mercado ruso casi un mes después de que lo hicieran otras compañías del sector como, Sephora, Estée Lauder, Unilever o L’Oréal, que contaba con un equipo de 2.200 empleados en el país.

 

El primer gran operador internacional en comunicar el cese de su actividad en Rusia fue Bestseller, el día 1 de marzo. Tras esta decisión, otras compañías como Asos, H&M, Puma, Nike y Boohoo también decidieron dejar de operar temporalmente en el país y cesaron sus operaciones en el país.

 

En el sector del lujo, la primera compañía que tomó la decisión de cerrar sus establecimientos en Rusia fue Burberry. Poco después, le siguieron conglomerados de moda de lujo como LVMH, Kering y Richemont o marcas como Chanel o Hermès.