Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

11 Dic 201716:45

The Brandery tenía razón

 

Serrano tuvo hace unos años la misma visión que ha tenido ahora Karl Heinz Müller, presidente y fundador de Bread&Butter: los hábitos de consumo han cambiado, el canal multimarca sigue perdiendo músculo, las marcas optan por el retail y se impone el ecommerce. La transformación del mercado de consumo deja patente que el planteamiento de la feria tradicional de moda ya no sirve y hay que buscar nuevas fórmulas.

 

Hace cuatro años, Serrano hablaba ya de adaptarse a la nueva realidad del mercado con una feria profesional tradicional, en la que también tuvieran su espacio aquellas enseñas que quisieran realizar acciones de comunicación dirigidas al consumidor.

 

Lo que The Brandery intentó en su día fue crear una plataforma que sirviera de punto de encuentro entre las marcas y todo el universo que gira a su alrededor: distribuidores, agentes y representantes, pero también bloggers, fashionistas y público en general. En julio de 2009, la feria barcelonesa se abrió al consumidor organizando para él desfiles y conciertos. Con esta fórmula, el certamen llegó a alcanzar 30.000 visitantes, la mitad de ellos no profesionales.

 

A pesar de ser un buen visionario, Serrano se avanzó a los tiempos. Ahora, tras el anuncio de Bread&Butter de abrirse al consumidor, parece que son varias las ferias que tenían ganas de coquetear con el público final. Por el momento, ya se han sumado a la iniciativa Panorama, el evento de prêt-à-porter que se celebra también durante la semana de la moda de Berlín, y el certamen estadounidense Capsule, que cuenta con ediciones en varias ciudades.

 

Bread&Butter ya ha hecho público su intención de alargarse hasta cinco días y dedicar dos al público final. Por otro lado, el certamen también ha anunciado que utilizará su perfil en Facebook para intensificar el contacto entre sus marcas expositoras con sus consumidores. El evento también ha equipado su página web con una revista de tendencias, una herramienta similar a la que utiliza otro salón, Who’s Next, para promocionar las enseñas que participan en la feria entre el público final.

 

The Brandery abrió un camino hacia la transformación del modelo ferial. En el negocio de la moda, las ferias han sido hasta ahora eventos cerrados a cal y canto a profesionales. Pero hoy, con un sistema del prêt-à-porter en revisión y un multimarca en plena reestructuración, no hay cabida en el mercado para tantos salones de moda. Tal vez la salida para muchos eventos sea convertirse en un festival, en el Woodstock de la moda.

...