Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

02 Jun 202018:24

Zepelines

Zepelines

 

 

Antes de nada, espero que tú, tu familia y todos tus seres cercanos estéis bien. Empezar así todos los emails, cartas y mensajes de WhatsApp se ha convertido ya en un hábito en las últimas semanas. Un hábito que, no por aprehendido, deja de ser extraño. Ninguno de nosotros nunca hubiera imaginado tener que vivir una situación así.

 

Los primeros extraterrestres con apariencia de reptil de la literatura colombiana fueron imaginados por Manuel F. Sliger, de cuya obra se llegó a decir que es “una de las peores (si no la peor) de la ciencia ficción colombiana”.

 

La vida de Sliger merece, sin embargo, un resumen. Hijo de un empresario de Indianápolis que emigró a Colombia para extraer madera, nació a finales del siglo XIX. De joven viajó por Europa y Estados Unidos y participó en la Primera Guerra Mundial como miembro del ejército americano. Pese a su dudosa reputación como escritor, en un viaje a Colombia un librero me recomendó un libro de Sliger como una buena muestra de literatura patria.

 

Viajes interplanetarios en zepelines que tendrán lugar el año 2009, la obra culmen del autor, fue publicada en 1936 y probablemente a los (pocos) colombianos de la época que la leyeran los marcianos de Sliger les infundieron tanto terror como el coronavirus a todos nosotros.

 

 

 

 

El martes 10 de marzo, la Comunidad de Madrid anunció el cierre de todos los centros educativos para hacer frente a la expansión de la pandemia. Esa misma tarde, en Modaes.es nos sentamos a elaborar un plan económico por si la situación se complicaba. El sábado 14 de marzo, los tres escenarios que habíamos dibujado quedaron obsoletos. Del plan Vietnam pasamos al plan Chernóbil, que como periodistas a todo le ponemos titulares.

 

Lo cierto es que la crisis del coronavirus a nosotros también nos ha tocado en plena línea de flotación. Nuestros ingresos se han congelado y, como muchas de las empresas del país, también hemos tenido que ajustar de forma drástica nuestra plantilla. Todos los proyectos que teníamos están paralizados y los que quedan en pie no sé si ahora mismo tienen sentido. Pero nuestras visitas están en niveles récord, porque en momentos de crisis la información es más valiosa que nunca.

 

Durante los últimos días, varios empresarios me han dicho que lo peor que puede pasar es que el miedo nos paralice. Y eso es lo que intentamos evitar: estamos moviéndonos para que, cuando todo esto pase, estemos listos para volver a correr.

 

El número 34 de la Revista Modaes.es que hemos lanzado hoy es una muestra de ello. En primer lugar, y esperamos que lo comprendas, este número no se imprimirá: creemos que restringir el transporte a aquellas actividades realmente necesarias ahora mismo es clave. En segundo lugar, como todos los contenidos Premium de Modaes.es durante el estado de alarma, está totalmente en abierto.

 

En tercer lugar, hemos rehecho todos los contenidos: hace tres semanas teníamos la edición casi lista para imprenta, pero tuvimos que empezar de cero porque ningún contenido tenía encaje en la situación actual. Este número especial recoge secciones, contenidos y diseño totalmente nuevos, con el objetivo de acercarnos al único tema del que hoy en día se puede hablar, el coronavirus, con un enfoque optimista y con la mirada puesta en el día después.

 

Porque cada día que pasa #YaQuedaUnDiaMenos para que podamos volver a empezar.

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...