Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

13 Dic 201712:39

Un poco de Biodramina, por favor

Un poco de Biodramina, por favor

 

 

Mujer precavida vale por dos. A quién madruga Dios le ayuda. O más vale prevenir que curar. El refranero popular está lleno de dichos que hacen referencia a lo conveniente de adelantar el trabajo. En Modaes.es este año lo hemos intentado. El pasado noviembre comenzamos a planificar el Dossier que cada año editamos para recordar todo lo que ha sucedido durante los últimos doce meses. Comenzamos y lo dejamos, porque cada semana saltaba alguna noticia que nos hacía rehacer toda la planificación. ¡Por favor! Un poco de Biodramina, que este año ha sido para marearse.

 

Podríamos decir que en 2016 la economía y el entorno internacional le han hecho un WTF (What the fuck!) al negocio de la moda y, en especial, a las empresas españolas. Aunque el término WTF se haya popularizado gracias a los memes que nos llegan al móvil a través de Whatsapp, lo cierto es que, en términos militares, responde a un movimiento que el oponente realiza y que nos pilla desprevenidos. Y es que nada hacía presagiar todo lo que ha acontecido a lo largo de estos doce meses que dejamos atrás.

 

En primer lugar, la evolución de las ventas de moda en España. Tras dos años dulces, en que el consumo de moda se ha recuperado en el país dejando atrás los malos datos cosechados durante la crisis, 2016 se ha vuelto a teñir de rojo. Según datos de entidades como la Asociación del Comercio Textil y Complementos (Acotex) o la empresa de análisis Kantar Worldpanel, el comercio minorista de moda se enfrenta a su primer año en rojo desde 2013.

 

¿Por qué? Está  claro que el tiempo, al que los empresarios de la moda miran tanto como hoteleros y agricultores, ha tenido algo que ver. Cuando tenía que hacer calor, hizo frío y cuando debíamos comprarnos abrigos, buscábamos camisetas en las tiendas.

 

Pero no sólo eso. La falta de confianza de los consumidores ha arrastrado al comercio de moda en España. El descenso del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) se ha llevado por delante al sector, que se ha convertido en la primera víctima de la incertidumbre que planea sobre el mercado español y todo el mundo.

 

¿Quién esperaba que el sí resultara vencedor en el referéndum por la salida de Reino Unido de la Unión Europea? ¿O que Donald Trump ascendiera hasta la Casa Blanca y tomara las riendas del país más influyente del mundo? Sumado a la falta de Gobierno en España durante casi un año, el fracaso de Europa en la gestión de la crisis de los refugiados o la amenaza terrorista. El mundo ha cambiado en sólo doces meses y ello ha impactado en la confianza de los españoles y, en consecuencia, también en su predisposición a gastar en moda.

 

El mundo se ha subido a una montaña rusa y la moda y sus directivos deben aprender a vivir en esta situación. Quizás es que debamos acostumbrarnos a ciclos económicos más cortos, quizás es que, tomando prestada la frase de un ejecutivo español del sector, la moda deba acostumbrarse a un nuevo normal. Y que este nuevo normal sea esto: incertidumbre.

 

A lo largo de las próximas páginas, realizamos un recorrido por los principales hechos que han marcado el sector durante el ejercicio 2016, deteniéndonos en empresas (de Mango a Cortefiel pasando por Privalia, Hawkers y Adolfo Domínguez), pero también en países  (como Cuba o Reino Unido), datos macro y cuestiones como el see now buy now. Incluimos también un capítulo especial dedicado a un proyecto que estrenamos este año con mucha ilusión: El Protagonista del Año.

 

Comenzado ya 2017, espero que en la lista de regalos de los Reyes Magos todos hayáis incluido una caja de Biodramina. Yo ya tengo la mía preparada. Este año no me pillan desprevenida.

...