Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Oct 201710:34

Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…

Tenemos movimiento en el sector de la moda. Los últimos meses se han presentado interesantes en el sector, con una ida y venida constante de directivos en las cúpulas de las principales compañías. Tengo una sensación de dejà vu.

 

A principios de 2010, seguramente el año en que la crisis ha impactado con más dureza en el sector, los directivos de moda protagonizaron también su particular baile. Compañías de todo tipo movieron sus sillas, desde gran distribución (Cortefiel) hasta firmas de lujo como Loewe, Hermès o Hugo Boss.

 

En febrero de 2010, Custo Barcelona prescindió de su entonces director general, Vicenç Martí, que había nombrado sólo cinco meses antes. Alrededor de es fecha, Mario Malatesta fue relevado al frente de Max Mara por Giorgio Turini y Marc Calabia ocupó el puesto de Eric Lejeune en Levi Strauss. Fernando Maudo dejó Coronel Tapiocca para liderar Vente Privee y Albert Puyol fue sustituido por Lisa Montague al frente de Loewe.

 

Dos años después vuelve a sonar la música en el baile de los directivos de moda. Uno de los movimientos más sonados es la salida de Desigual de Manel Adell que, aunque no se hará efectiva hasta el próximo 31 de diciembre, ya ha tenido sus primeras consecuencias: Ana Cabanas, directora de márketing del grupo, abandona la empresa.

 

Jonathan Andic se ha convertido en presidente adjunto de Mango, un nombramiento que representa el nuevo equilibrio de fuerzas en la compañía. Caramelo también ha relevado a su director general y Enrique Fernández del Riego ha tomado el cargo ocupado hasta ahora por Carlos Fernández Couto. Y lo mismo Uno de 50, que también ha nombrado un nuevo director general.

 

Hace dos años, los expertos decían que los movimientos en el sector respondían a la necesidad de acometer cambios para tratar de reaccionar a las embestidas de la crisis. Salvo excepciones como Desigual (donde la salida de Manel Adell se debe a diferencias con el fundador de la empresa, Thomas Meyer), ahora sostienen que toca prepararse para un nuevo de ciclo y hay que volver a cambiar.

 

Justos o injustos, los movimientos dan dinamismo al sector y pueden impulsar a las empresas… o llevarlas a la deriva.

...