Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Oct 201703:59

Siempre corriendo (detrás del cliente)

Burberry

 

 

Que una ejecutiva de una de las mayores y más dinámicas empresas del sector de la moda en España admita que su deseo sería poder “ir más rápido” es una muestra de la ambición de las compañías de este negocio. El deseo de mejorar, de innovar y, sobre todo, de crecer, fue una constante en la cuarta edición de Barcelona Fashion Summit, que tuvo lugar la semana pasada.

 

“¿Más rápido?”, preguntaba sorprendido el interlocutor ante el lamento de la directiva. “Sí, más. Hacemos muchos cambios, pero siempre vamos detrás”. ¿Detrás de quién? Del consumidor, por supuesto. La directiva, que trabaja en el área de ecommerce (una de las más rápidas en todas las empresas), admitía así que el consumidor manda, cada día más.

 

“Los canales han caído, ya no existen, tenemos ante nosotros un cliente que decide cómo actúa con nosotros y, si tenemos suerte, nos compra”, decía José María Álvarez, director de desarrollo corporativo de Inditex, en el marco de Barcelona Fashion Summit. Que Inditex, cuyo modelo de negocio se basa en colocar al cliente en el centro, reconozca que es el consumidor quién decide demuestra que, hasta el más grande, no está exento de riesgos.

 

La industria internacional de la moda se ha enfrentado en las últimas tres décadas a una transformación total, impactada por la desaparición de las fronteras del tiempo. El cliente quiere algo ahora, aquí y, además, sin esperar. Hay que dárselo aquí, ahora y sin esperas, porque si no buscará otra marca. Y marcas no faltan.

 

Escuchar al mercado es clave y la moda lo tiene claro. Incluso el lujo, tan altivo y aparentemente al margen de las tendencias, lo reconoce. Y, si no, sólo hay que tener en cuenta el ejemplo de Burberry, que ha anunciado su decisión de eliminar los desfiles en los que presenta colecciones seis meses antes de que lleguen al mercado las prendas. La marca británica llevará las colecciones a la pasarela y, de forma simultánea, hasta el cliente. De nuevo, la frontera del tiempo desaparece.

...