Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Oct 201719:29

Por un 2016 igual o mejor

 

Después de la tormenta, siempre llega la calma. Tras años duros para las empresas españolas, el sector de la moda ya puede decir que cierra un capítulo marcado por la crisis económica y abre uno nuevo tras elevar sus ventas un 5,1% en 2015. Tras años de crecimiento en el exterior, la moda española tiene ahora un nuevo reto al que enfrentarse: aprovechar las nuevas oportunidades de crecimiento que brinda la recuperación económica.

 

El negocio de la moda en España puede presumir de haber sido uno de los que mejor ha capeado el bache económico. La internacionalización ha sido una de las palabras clave en el vocabulario de todos los empresarios del sector en los últimos ejercicios, y esto ha tenido su reflejo, en muchos casos, en las cuentas empresariales.

 

La moda española también ha sido camaleónica en época de crisis, adatándose a su entorno y apostando por las nuevas tecnologías, con el ecommerce por bandera. Tanto grupos mastodónticos como Inditex o Cortefiel hasta pequeñas empresas del negocio de la moda han sabido escuchar al mercado y potenciar un nuevo canal de ventas que, en más de un caso, ha conseguido salvar las cuentas de resultados.

 

Y por último, las operaciones corporativas. Como si se tratara de una recompensa por hacer bien sus deberos en una de las peores coyunturas económicas de los últimos tiempos, el negocio de la moda en España ha llamada la atención de grupos de inversión. Desde El Ganso hasta Tous, pasando por grupos internacionales como Pepe Jeans, Desigual o El Corte Inglés e incluso otros más pequeños como TCN, Aïta o Blanco. Todas han llamado la atención de los inversores y, por cómo ha empezado el año, no tiene pinta de que se vaya a frenar aquí.

 

Ahora le toca el turno a España y al español, que parece haber despertado de su letargo del consumo. Quien no debe caer en un ensueño es el sector de la moda, que debe continuar compitiendo como ha hecho hasta ahora. Seguir apostando por el mercado internacional, las nuevas tecnologías y la innovación y potenciar su seducción hacia la inversión, tanto nacional como internacional, para tener un 2016 igual o mejor que 2015.

...