Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Nov 201720:13

Mea culpa

 

Esta semana, una directiva del sector de la moda reprochó que, en la lista final de candidatos a El Protagonista del Año no hubiera ninguna mujer. Tiene razón. Es deplorable que entre los siete directivos más relevantes en el último año del negocio de la moda ninguno sea una ejecutiva.


Párense un segundo a pensarlo. ¿Es que las mujeres no son tan válidas como los hombres? Nada más lejos. La razón es la misma por la que si lee la frase “la persona al frente de la empresa”, probablemente piense usted en un hombre.

Sólo catorce de las 350 compañías más grandes de Europa tienen como consejera delegada una mujer. De las 35 mayores empresas de España, únicamente tres están pilotadas por mujeres. ¿Recuerdan cuántas mujeres figuran entre la lista de las diez personas más ricas del mundo? Ninguna.

 

Que tampoco haya un nombre femenino entre los candidatos a El Protagonista del Año es una llamada de atención para todos. ¿Por qué un sector cuyo principal consumidor es el femenino está dirigido por hombres? En España, las mujeres al frente de una compañía de moda pueden contarse con los dedos de las manos.

 

La primera mujer en ponerse al frente de uno de los principales grupos de moda del país, Berta Escudero, abandonó el cargo un año después de su fichaje. Alba Tous, presidenta de Tous, o Silvia Bach, directora general de Parfois en España, son dos de las pocas altas directivas del sector.

 

En Modaes.es también entonamos el mea culpa. Porque sólo 40 de las 153 personas con las que hemos conversado para La Entrevista de la Semana eran mujeres. Porque cada vez que entrevistamos a una directiva del sector tenemos la tentación de preguntarle por la conciliación. Porque no hay ninguna ejecutiva entre los seleccionados a ser el directivo más relevante del año en el sector.

 

Una de las medidas que han ganado popularidad en los últimos años para impulsar la paridad es la discriminación positiva. Establecer cupos y favorecer a las mujeres para lograr que ocupen más puestos de responsabilidad.

 

Podría argumentarse que este sistema termina con la meritocracia, porque podría llegar a pesar más ser mujer, aunque no válida, que hombre aunque brillante. Pero también que es una medida inevitable para avanzar en el camino para lograr que las mujeres ocupen asientos en las cúpulas de las mayores empresas. Hay grandes directivas que, a la hora de acceder a un puesto de máxima responsabilidad, se encuentran con un techo de cristal. Para romperlo, es necesario que todos en el sector seamos conscientes de que existe.

 

Si le queda alguna sombra de duda, sepa que las empresas con más mujeres directivas son más rentables, según el Instituto Peterson. El instituto asegura también que para que haya más consejeras delegadas, primero tiene que haber más candidatas, más mujeres en las escuelas de alta dirección, más referentes femeninos para las niñas que deciden con dieciocho años qué carrera estudiar. Si lo logramos, quizás el año que viene al menos una de ellas pueda estar también entre las directivas más relevantes del sector.

...