Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

15 Dic 201713:56

En busca de un modelo de feria para la moda en España

Imagen de la feria Bread & Butter en Berlín

 

Contar como expositores con grandes marcas nacionales e internacionales, atraer a miles de visitantes de otros países, tener la mayor repercusión mediática o definirse por un claro ADN que la haga única y significativa. Estos son algunos de los elementos que debe tener una feria de moda para ser importante en el contexto internacional. ¿Ocurre esto en las ferias españolas del sector? Para cualquier ejecutivo europeo del negocio de la moda, París, Londres, Milán, Florencia y Berlín se encumbran como capitales en un mundo ferial en el que España se queda muy atrás en la competición. ¿Qué falla?

 

Desde luego, no faltan entidades feriales de relevancia (Ifema y Fira de Barcelona son dos grandes jugadores en el mundo ferial europeo), ni un sector local potente. Además de contar con algunos de los pesos pesados en la industria, como Inditex (líder mundial de la gran distribución de moda), Mango, Cortefiel, Desigual y Pepe Jeans (estos dos últimos, con una importante presencia en el canal multimarca), la moda en España está compuesta por centenares de marcas de tamaño pequeño y mediano con una gran orientación internacional.

 

Pero, para encontrar compradores para sus colecciones, ¿dónde exponen estas empresas (aquellas para las que una feria tiene sentido)? Si se trata de crecer en el mercado internacional, la mayoría de ellas ha optado por destinar su presupuesto a certámenes europeos de gran calado, donde además encuentran a los compradores españoles de mayor influencia. Who’s Next en París, para la moda, y Micam en Milán, para el calzado, reúnen, edición tras edición, a más de un centenar de enseñas españolas.

 

En Europa, la competencia entre ferias internacionales de moda es feroz. Mientras que en Estados Unidos se reparten el pastel de la distribución de moda en el país dos ciudades, Nueva York y las Vegas; en Europa, son cinco a repartir. París y Milán, como capitales indiscutibles de la moda en Europa; Londres para el mercado británico e irlandés; Florencia como epicentro mundial de la moda masculina, y Berlín, para los países del centro y del norte de Europa. ¿Hay espacio para Madrid, acaso para Barcelona?

 

Fira de Barcelona lo tiene sin duda en moda nupcial, pero ha abandonado las ambiciones de tener un gran foro de moda urbana a imagen y semejanza de Bread & Butter. Ifema, por su parte, ha decidido dar una nueva vuelta a su estrategia en el sector de la moda, que en los últimos años tenía como mantra la concentración de la oferta en unas fechas y unos rótulos coincidentes. Se unió la oferta de moda y calzado, bajo la feria Momad Metrópolis, y se intentó integrar la oferta de moda nupcial e infantil. Ahora se da marcha atrás, con la posibilidad de que la oferta de moda y calzado se expongan en fechas diferentes.

 

Quizás España podría desenfundar una de las pocas cartas que le pueden dar identidad: Latinoamérica. Ifema intentó desarrollar este proyecto durante la primera década del 2000, en pleno boom de la bonanza económica, pero sin darle continuidad. Quizá en un momento de revisión del modelo de feria de moda en España ser puerta de entrada de la moda latinoamerica a Europa podría ser una oportunidad para recuperar el pulso y ganar protagonismo internacional.

...