Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 May 201816:36

Los olvidados de la recuperación

Los olvidados de la recuperación

 

 

Los políticos y los medios de comunicación vienen difundiendo la idea de que nos hemos recuperado después de una grave crisis económica. Datos no faltan para apoyar esta afirmación.

 

Así, el Producto Interior Bruto (PIB) en 2017 ha recuperado el nivel que tenía en 2008 al comienzo de la crisis. Sin embargo, en términos de empleo este fenómeno todavía no se ha materializado. Si tomamos los datos de ocupación según la Encuesta de Población Activa (EPA) todavía nos faltan 1,6 millones de empleos para igualarnos con la de 2008, aunque en las cifras de  afiliados a la Seguridad Social la diferencia es cercana a 0,9 millones.

 

Paro y parados

Dentro del genérico de parados no todos las personas están en igual situación. Hay grupos que podemos decir que han sido los más castigados por la crisis y que ven pasar la recuperación sin aprovecharse de la misma.

 

Dentro de este conjunto de “olvidados” destacan los jóvenes. España es el segundo país con más paro juvenil en la Unión Europea, por detrás de Grecia, con una tasa de paro entre los menores de 25 años del 38,6% casi el doble de la media europea.

 

Otro grupo que no ha mejorado como la media es el de mayores de 45 años. Cuando una persona pierde su empleo a esa edad difícilmente encuentra otro enseguida por lo que pasa a engrosar las filas de los llamados “parados de larga duración” que tardan más de 1 año en reemplearse. Así casi el 70% de los parados mayores de 45 años están comprendidos en esta categoría. A más edad, el dilema es aguantar hasta llegar a la jubilación, lo que es poco esperanzador respecto a la pensión que puedan cobrar.

 

Las mujeres, peor

Los anteriores datos sufren un cambio cuando añadimos el sexo del parado. En este caso, las mujeres siempre están en peor situación que los hombres. En promedio, la tasa de paro femenino ha sido de 3,3 puntos porcentuales superior al de los hombres en 2017.Esta diferencia a nivel de toda la Unión Europea es de sólo 0,5 puntos e incluso hay países donde la tasa de paro femenino es inferior al masculino.

 

En España, este caso sólo se da en dos grupos, se trata de las jóvenes de 20 a 24 años relacionado con el mayor empleo femenino en actividades como el comercio o la hostelería que han tenido un importante desarrollo en los últimos años, y también en las mujeres de 65 a 69 años.

 

¡Empecemos de una vez!

Lograr reducir la tasa de paro española (17,2% en 2017) a la de la Unión Europea (7,6%) es una tarea compleja pues influyen factores muy diversos que sobrepasan la estricta regulación de las relaciones laborales por lo que hay que tener en cuenta la política económica, el mundo educativo, la  protección a la familia, la política inmigratoria, etc.

 

En resumen, se necesitan reformas a fondo en estos campos aunque la actual situación política hace prever muchas dificultades para implantar los cambios pues éstos han de ser profundos y a largo plazo, de lo que huyen la mayoría  de nuestros políticos.

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...