Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Oct 201709:38

La danza de las monedas

La danza de las monedas

 

Las cotizaciones de las monedas tienen una gran importancia en un sector tan internacionalizado como es el textil. Aunque el peso de nuestras transacciones en euros es muy elevado, la divisa norteamericana continúa siendo referencia en los mercados textiles  mundiales y, a su vez, influye en las divisas de muchos países emergentes que, por motivos comerciales y financieros, tienen una ligazón preferente con el “billete verde”.

 

El 2017 ha empezado con una cotización de 1,054 dólares por euro, que nos retrotrae a la alcanzada quince años atrás. Este hecho ha devuelto a los titulares el interés por la evolución de las principales divisas, en nuestro caso el dólar y el euro. Recapitulemos los hechos.

 

La sorpresa Trump

El sorpresivo triunfo de Trump en las elecciones de noviembre ha supuesto un cambio importante en las opiniones de los analistas sobre la economía americana. Aunque el programa del presidente electo no está muy concretado, como todos, sí que existen unas líneas coincidentes con las del partido republicano que domina ambas cámaras: rebaja de impuestos, en especial a las empresas y a las rentas más altas, y un importante programa de inversiones en infraestructuras. Este enunciado ha sido bien recibido por el mundo empresarial y ha lanzado al alza la Bolsa.

 

Otro cambio importante, aunque ya previsto, ha sido el segundo aumento del tipo de interés de la Reserva Federal (FED) que ha situado el básico en el 0,75% (más 0,25% sobre el anterior). Este incremento ha abierto la puerta a más ajustes en 2017, aunque la FED podría adelantarlos o retrasarlos según la marcha de la economía, pues es lógico pensar que la implantación del programa Trump llevará a un aumento del déficit público y de la inflación.

 

Lentitud en Europa

Por su parte, las principales variables económicas de la zona euro siguen evolucionando positivamente aunque a velocidad lenta. El Banco Central Europeo (BCE) prosigue su política de impulso monetario a través de la compra de bonos públicos y privados, y Mario Draghi ha anunciado que la mantendrá a lo largo de 2017, si bien ha rebajado prudentemente los volúmenes de dichas adquisiciones.

 

Por tanto, se ha producido un desfase en los tipos de interés de un lado y otro del Atlántico con lo que el dólar se ha revalorizado frente al euro, y esta es la tendencia que puede acelerarse a lo largo de 2017. Muchos analistas predicen que la paridad (1x1) se producirá en este año, aunque nadie puede aventurar cuándo, pues las incógnitas todavía son numerosas para hacer pronósticos concretos.

 

Efectos en el campo textil

El debilitamiento del euro en relación al dólar es una buena noticia para los exportadores fuera del área del euro, con lo que es de prever un nuevo récord exportador, por encima de los 15.000 millones alcanzados en 2016.

 

Como sector importador, la debilidad del euro implicará un mayor aumento de los precios de las fibras, ligadas al dólar, que ya están entrando en una vía de crecimiento, tanto las naturales como las sintéticas impulsadas por el precio del petróleo. También el suministro asiático, la mitad del total importado, puede verse encarecido por la debilidad del euro.

 

Mención aparte merece la libra esterlina que se ha debilitado después del referéndum del Brexit. Aquí los pronósticos son todavía más inciertos sobre si habrá salida del Reino Unido y, en caso que se produzca, cómo se instrumentará. Nueva fuente de incertidumbre para un mercado con el que tenemos un claro superávit textil de más de 550 millones en 2016. 

...