Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Nov 201714:30

La tecnología ha cambiado la historia de la moda

Apple Watch

 

Cuando hablamos de que la moda se ha democratizado en los últimos años, sin duda señalamos como protagonistas a las marcas que lo han hecho posible. Zara es el referente, el grupo Inditex se ha coronado como la empresa de moda más grande del mundo. Casi 6.500 tiendas desde que abrió el primer Zara en 1975. Sale a una media de más de 160 tiendas por año. Esta velocidad que han imprimido las marcas de gran distribución ha sido posible gracias a la informatización de los procesos y a una excelente organización logística. Ahora nos parece lo más normal que todos tengamos ordenador, o smartphone, pero pensemos que las primeras versiones de ordenadores personales se comenzaron a comercializar a principios de los años 80. Apple presentó en 1977 su primer ordenador para ser comercializado ya montado. Los avances tecnológicos han cambiado la distribución, el márketing, el producto y también han afectado a los precios, ya que hoy la calidad/precio está más ajustada que nunca.

 

Aún más recientemente asistimos al boom de las tiendas online, que han revolucionado el mercado. Comprar es cómodo y fácil, no hay que cargar con bolsas, se pueden probar las prendas tranquilamente en casa y devolverlas sin ningún coste en la mayoría de los casos. El ecommerce ya está afectando al retail, porque las tiendas se están convirtiendo en showrooms dónde el cliente va para ver, tocar y probar las prendas y luego compara precios online. Al perder atractivo comercial las marcas deben sustituirlo por imagen y experiencia para lograr un vínculo con el cliente. Y esto nos lleva al márketing, dónde las marcas se han visto obligadas a producir mucho más contenido que antes. Hoy no basta con un catálogo impreso cada temporada, sino que es necesario compartir historias y experiencias cada día, con palabras, con imágenes, con vídeos y en múltiples plataformas propias… web, blog, redes sociales, aplicaciones, newsletters… además de comunicar en medios de comunicación audiovisuales, impresos, digitales o blogs… y si hablamos de marcas internacionales, añadámosle idiomas y contenidos locales en cada mercado.

 

El efecto de la tecnología ha llegado también a las pasarelas, dónde en la última edición de septiembre de la London Fashion Week el 90% de los desfiles fueron emitidos en directo para así poder llegar a todo el mundo. Algo tan simple parece insignificante, pero no lo es, porque rompe con la exclusividad de las pasarelas y las abre a todos los públicos. Burberry fue la primera marca en hacerlo en 2010 y desde entonces ha tenido un efecto dominó en las demás.

 

El producto tampoco se salva del efecto tecnológico, porque los accesorios de moda inteligentes ya son presente. Apple con su Watch o Google con sus Glasses entran directamente a revolucionar el mundo de los accesorios y eso puede tener efectos devastadores en las marcas que no se adapten, sólo hace falta ver lo que pasó en otros sectores como el de la telefonía móvil, o el de la fotografía, en los que marcas históricas han tenido que cerrar sus puertas. Nike ve claro el potencial tecnológico y colabora con Apple ya desde 2006 cuando desarrolló un sensor que usado con el iPod permitía leer datos de los zapatos. Aquel desarrollo ha evolucionado hacia las aplicaciones que han abierto un mundo nuevo de posibilidades relacionadas con el deporte y la salud. Ahora los rumores indican que ambos están desarrollando accesorios inteligentes. Que el producto tenga una función, además de protegernos del frío o darnos un estilo o status determinado, sin duda cambia las reglas del juego y hará que las marcas de moda deban comenzar a invertir en investigación y desarrollo, igual que pasa en otros sectores.

 

La tecnología ya ha cambiado la historia de la moda y esto acaba de empezar…

...