Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Nov 201718:20

El Informer de la moda

Mira que ya lo he dicho veces, pero parece que el sector no hace caso. Las redes sociales son un arma de doble filo y lo mejor que pueden hacer las grandes corporaciones es tenerlas más que controladas. Y si no, que se lo digan a Blanco, que sus empleados le han creado un Informer, una de las últimas tendencias en la Red, que sirve para mandar anónimos. Una especie de buzón de sugerencias, sin nombres, apellidos y, en muchos casos, tampoco vergüenza.

Ahora hay Informers para todo: empresas, universidades (donde realmente se iniciaron este tipo de plataformas), barrios e incluso pueblos. Es muy divertido (yo al menos lo recomiendo) darse una vuelta por este tipo de páginas en las que chicos jóvenes declaran su amor a esas chicas que ven cada día en el autobús, personas que buscan amistades, vecinos que sacan a relucir sus trapos sucios o empleados que toman el mando de esta (potente y peligrosa a partes iguales) herramienta y se quejan de los abusos, retrasos en sus sueldos y malas condiciones a las que están sometidos. Esto último le está pasado a Blanco, que en la actualidad se encuentra inmersa en varios problemas con su plantilla.

"Blanco no paga". "Blanco nos trata mal". "Bernardo Blanco es muy autoritario" o "se está cargando en dos años lo que su padre levantó en cincuenta" son algunas de las frases más repetidas en el Informer de Suiteblanco, un perfil creado en Facebook donde los empleados no dejan de quejarse por, según dicen ellos mismos, no haber cobrado aún su sueldo de enero.

Muchas universidades, escuelas y organizaciones están prohibiendo este tipo de páginas por los problemas que están generando. Siempre digo que las redes sociales son un arma de doble filo, y lo digo con razón. Te ayudan a llegar a tu público. Te permiten conocer de primera mano qué piensan, e incluso puede ser un canal de atención al cliente. Pero también es un altavoz, un sitio donde expresar tu opinión y que la gente te oiga y, sobre todo, una plataforma de denuncia en la que, en un momento de rabia, se pueden decir cosas que un trabajador no debería decir.

¿Hasta qué punto es lícito hacer un perfil público de este tipo? ¿Qué ganan los empleados de Blanco posteando sus quejas de manera anónima? Tal y como está el sector, creo que no tardaremos en asistir a la creación de nuevos perfiles de Informers de todas y cada una de las empresas de moda en este país si los trabajadores siguen el ejemplo de la plantilla de Blanco.

...