Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Nov 201723:38

Trichet y el momento económico actual

Trichet y el momento económico actual

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido poner freno a la subida de los tipos de interés ante el cambio en sus previsiones macroeconómicas para los próximos meses. La economía de los países del euro crecerá este año un 1,6%, según el banco emisor, en lugar del 1,9% planteado hace sólo tres meses, por lo que no será necesario seguir enfriando el crecimiento para poner freno a la inflación, si no inyectar liquidez en los mercados en un momento con "un aumento de los riesgos del crecimiento".

 

La estrategia es razonable, puesto que, controlada la inflación a escala europea, con una estimación del Eurostat, la oficina estadística de la Unión  Europea, del 2,5% para el mes de agosto, la preocupación más grande es ahora evitar que la economía comunitaria caiga en recesión.

Pero lo cierto es que abaratar el precio del dinero no solucionará el problema capital de muchas empresas: la falta de acceso al crédito. Simplemente, porque hay poca liquidez a repartir, en especial en países en que, como España, la deuda pública y privada pone a su sector financiero en una situación especialmente difícil.

 

En este sentido tiene especial trascendencia la defensa que hizo el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, del programa de compra de deuda soberana por parte de la entidad comunitaria, discutida en especial desde Alemania y que desde el pasado agosto permite la compra de bonos de España e Italia.

 

"Nuestro mandato", indicó un enfadado Trichet, "es garantizar la estabilidad de los precios, un mandato otorgado por las 17 democracias del euro; lo hemos cumplido impecablemente; impecablemente".

 

El enfado del siempre comedido Trichet es, desde luego, un claro signo de la trascendencia económica del actual momento.

...