Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

16 Dic 201718:23

En China también hacen ropa que nadie se pondría

 

 

Comprobado. En la misma China y, en concreto, en uno de los enclaves más modernos del gigante asiático, la Región Administrativa Especial de Hong Kong. 



La antigua colonia británica no está, todavía, en el calendario marcado por las grandes pasarelas internacionales como Nueva York, París o Milán, pero no porque no tenga ambición, creatividad o talento. Para un profano del gusto y el estilo, pese al medio en el que escribo y mi origen (se puede ser italiano y no saber de moda), queda claro: en Hong Kong también hacen ropa que nadie se pondría. 



La hacen, por ejemplo, algunos de los ganadores y finalistas de las últimas once ediciones de la pasarela de jóvenes diseñadores de la Hong Kong Fashion Week, que se celebra estos días en la ciudad asiática. Sus propuestas de moda de autor, avanzada, futurista o imposible, según gustos, conviven en el Hong Kong Convention and Exhibition Center con el mainstream en estado puro de muchos de los pabellones en los que fabricantes de toda China y otros países pugnan por el comprador más aburrido, el que busca ropa para vender en las tiendas a gente normal. 



Son diseños, algunos, con una evidente baja ambición comercial, pero que, al mismo tiempo, representan lo que uno quiere ver en una pasarela, esto es, lo que no está en la calle. No me malinterpreten, ya que sin estos piraos, al menos los más geniales, no se daría respuesta a lo que pide el mercado: una renovación constante de los estilos y los productos con propuestas que se adapten al tiempo en el que vivimos, a nuestra forma de vida, a nuestra cambiante visión del mundo, la vida y la muerte o el arte. Necesitamos a McQueens tanto como a Sorollas, Rosendos o Matutes (por Ana María, claro). 

 

La cosa está en que, ojo, si China va a ser el primer mercado de consumo del mundo y la primera economía, es decir, si China va a ser Estados Unidos, el Imperio Británico, la España de Felipe IV o la Roma de Octavio Augusto, ¿por qué no va a ser desde China desde donde se dicten en el futuro las grandes tendencias y donde emerja el próximo John Galliano?



Es cierto, la mayoría de las modelos en la Hong Kong Fashion Week tienen rasgos occidentales y en la ciudad hay McDonald’s por todas partes, pero también se ve moda avanzada de inspiración en el clasicismo chino que, a mi humilde juicio, no está nada mal.  



Anotemos pues los nombres de Aries Sin, Chewthecud, Chloe Sung, Kenax Leung, Kurt Ho, Mim Mak, Mountain Yam, Nelson Leung, Sandra Chau, Walter Kong y Wong Tsz Yan. Cuidado, en diez o treinta años podrían colarse en nuestro armario. 

...