Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

17 Dic 201721:11

Septiembre 2013, ¿Nuevo curso o nueva era?

Hemos empezado el año escolar, que para mí sigue siendo el principio del año en todos los sentidos. En verano es cuando pienso y me replanteo mi carrera profesional, si sigue el camino correcto, donde quiero llegar el próximo curso, y me repongo también de los errores del curso pasado.

Para este próximo año, he llegado por fin a la conclusión que llevaba retrasando desde que hace seis años empecé mi carrera, voy a ser mi propia marca.

 

Nunca quise tomar el riesgo económico ni laboral de figurar en primera fila y siempre he priorizado el nombre de mis clientes, por encima de quién era yo, pero se acabó. Esto me ha producido numerosas crisis de identidad y altibajos laborales que estoy dispuesta a liquidar.

 

Soy optimista por naturaleza y este nuevo curso vuelvo a estar llena de esperanza, no solamente por lo que a mí me atañe, sino porque al contrario de muchos españoles que siguen prefiriendo abandonar el país para luchar por una oportunidad fuera de nuestras fronteras (digo luchar porque ya no existen las expatriaciones llenas de extras de hace algunos años o países en América Latina deseosos de ver españoles que antes no abundaban y cuya formación era diferenciadora).

 

Pues bien, yo sigo luchando aquí y creo que por fín desde que hace seis años y a punto de empezar mi carrera laboral, ví como caía Lehman Brothers, voy a poder observar en primera fila, los primeros pasos hacia la recuperación de España de una crisis que dura ya demasiado tiempo.

 

Todos hemos aprendido mucho, nos hemos desesperado, pero estoy segura de que nos acordamos de cómo ser eufóricos y optimistas, incluso cabe soñar en un futuro, un poquito derrochones otra vez… Este primer paso hacia la recuperación es también un muy buen momento para pensar en nuevos negocios relacionados con el consumo en este país, y eso es lo que yo voy a hacer. También es un buen momento para que todos aquellos que tenían los ahorros a buen recaudo por si llegaba el día del juicio final, saquen los cuartos y empiecen a consumir, preferentemente y en primer lugar, moda pero no hay problema si consumen otras cosas también, porque ya sabemos que eso acaba revirtiendo tarde o temprano en el consumo de cualquier tipo de producto.

 

Es tiempo de aguantar el último empujón. Si Madrid se ha presentado ya tres veces a las Olimpiadas y seguirá intentándolo (no lo dudo), como vamos nosotros a desesperarnos antes, a los rechazados en millones de entrevistas que sigan buscando o se vuelvan empresarios y a los empresarios que aguanten un poco más.

 

Con la marcha de Lucía Cordeiro de Acme, empieza una nueva era para los diseñadores que se han quedado sin Nanny, es tiempo de que las nuevas generaciones tomen el relevo y aprovechen la recuperación de España, para figurar en primera línea a nivel internacional. Que busquen la rentabilidad de sus negocios, que busquen socios financieros que sepan proyectar su talento, pero sobre todo, que no se acomoden vendiendo almohadas o botellas de aceite con sus dibujos como lo han hecho sus predecesores.

 

La industria de la moda en España, debería aprovechar estos principios de recuperación para proponerse como yo todos los Septiembres, empezar una nueva era en las primeras filas internacionales…

...