Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

15 Dic 201709:45

¿Conferenciantes ambulantes o enseñanza de calidad en la industria de la moda?

He estado varios días pensando en el tema sobre este post, y después de darle muchas vueltas he decidido que es el momento del año perfecto para hablar de la enseñanza. De la enseñanza en la industria de la moda.

 

Ahora que todo el mundo se hace buenos propósitos para después de verano, que los plazos de inscripción están abiertos, es un buen momento para reflexionar sobre qué buscamos y qué encontramos en el mercado (porqué a estas alturas todo el mundo sabe que por supuesto la enseñanza es un mercado más, y muy rentable por cierto) de la enseñanza en cuestiones relacionadas con la industria de la moda.

 

¿Qué tipo de oferta académica encontramos? Pues un hueco en lo que concierne a determinadas áreas sobre todo relacionadas con la palabra ”industria”.

 

En España hay multitud de escuelas donde se forma en algunas mejor que en otras a diseñadores o a couturiers (porque al parecer costureros suena ofensivo), donde prevalece un desfile de final de estudios (no digo carrera ni grado porque son meros cursos de uno, dos o tres años de duración) y el ruido momentáneo que eso pueda hacer. Antes que preocuparse por a donde se está lanzando a estos profesionales, que se supone ya están preparados para afrontar el mercado laboral.

 

¿Qué profesionales y qué mercado? Se lanza a personas sin ninguna formación en lo que a industria se refiere, y luego protestamos, que si la industria de la moda en España no está profesionalizada, que si en los departamentos de diseño de los grandes grupos con sede en España sólo hay extranjeros, que si los diseñadores de pasarela no funcionan fuera de nuestras fronteras y están subvencionados. Pues claro, son todo grandes tópicos pero reales, y yo, que siempre los he criticado, si me pongo en su lugar pienso que hacen bien; ¿Porqué? Porque hacen lo que pueden, hasta donde les han enseñado…

 

Y donde está el origen de tanto descontrol? Pues en la enseñanza, y más específicamente en las instituciones, los profesores y los planes de estudio que imparten desde las escuelas de moda. Porque antes de que sigamos, Universidad con estudios oficiales de grado, es decir carrera universitaria en lo que a diseño de moda en España se refiere, sólo hay una y yo tengo el orgullo de impartir clases en ella.

 

Lo que quiero  con esto, es hacer una llamada a la revisión de lo que vendemos. Comercializar con la enseñanza si se hace mal (es decir sin buscar la máxima calidad) debería ser un delito. Cuantas empresas han decidido impartir cursos o másters aprovechando su nombre dentro de la industria (por ejemplo grandes grupos editoriales), qué prometen?

 

Y sobre todo, a quiénes responsabilizan de impartir los conocimientos en dichos cursos? Hay que amortizar gastos y entonces utilizamos a nuestra propia plantilla, y qué variedad del profesorado es esa? Y qué formación tienen dichos “profesores”? Han montado un plan de estudios?  Se preocupan por la evolución de sus alumnos? Cómo lo van a hacer si únicamente imparten una clase y no vuelven. Es por esto que se podrían denominar a dichos profesionales: “conferenciantes ambulantes”; dícese de aquellos que pueden hablar un par de horas sobre un mismo tema y son capaces de repetirlo hasta la saciedad allá donde les llamen. Y por todo esto, a lo mejor deberíamos saber puntualizar la diferencia entre conferencias y clases.

 

Ejemplo: Curso sobre redes sociales en moda

Pues bien,  por el curso aparecen los responsables de diferentes departamentos de comunicación a exponer el funcionamiento de sus empresas, ninguno expone cómo se monta la estrategia de dicho departamento, los costes que tiene, cuantos agentes diferentes hacen falta para llevar a cabo a lo largo del año un  plan de comunicación, no. El curso se convierte en un acto más de promoción y autobombo de la empresa que cuenta lo bien que lo hace todo y lo fantástico que ha quedado su último vídeo. Y así sucesivamente hasta que se acaba el curso y el alumno si es espabilado y está interesado, lo máximo que puede sacar es que tiene algunas tarjetas de visita con emails que por cierto también están en Linkedin.

 

Con esto lo que quiero transmitir es que la formación debería estar impartida por instituciones especializadas y no empresas del sector; que a los diseñadores de moda habría que inculcarles conocimientos para saber defenderse y formar parte de la industria por sí solos y no darles una formación específica sin contarles la realidad; que el mercado de trabajo lo forman empresas y que dichas empresas antes que diseño, inspiraciones, innovación en tejidos y nuevas tecnologías en corte lo que buscan es una palabra muy odiada pero básica; RENTABILIDAD.

...