Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Nov 201703:01

Segmentación del mercado de la moda y sus sistemas de información

Si bien el público objetivo de la industria de la moda está formado por individuos heterogéneos, cada firma tiene espacio en el mercado gracias a  que se identifica con unos públicos que muestran su personalidad y diferencia a la hora de vestirse.

 

En un marco teórico es preciso proponer  una oferta diferenciada que satisfaga a cada grupo y lo diferencie del resto. Es una lucha para cada firma de moda lograr esa notoriedad diferencial que le haga destacar tanto de cara  a sus públicos como para con la competencia.

 

Si Bvlgary, Gucci, Chanel, Chopard o Michael Kors fueran similares con una oferta parecida y unos objetivos idénticos no hubieran logrado diferenciarse unas de otras, sólo serían nombres distintos y no conceptos de negocio del lujo y de la moda.

 

El comprador de moda es diferente, regido por variables como son la edad, sexo, estilo de vida, poder adquisitivo…y en razón de estas variables se identifica con los diferentes etilos y busca marcas y productos que se adaptan mejor a estas características.

 

En su momento Chanel detectó que el segmento del hombre demandaba más moda de lujo tenía la máxima capacidad adquisitiva necesaria para apostar por ellos y diversificar su línea de productos.

 

La segmentación del mercado fomenta la competencia, la competitividad  y permite operar a muchos actores pero el análisis de preferencias dada la misma amplitud del mismo es complejo.

 

Cada criterio de segmentación sirve para clasificar al consumidor y ayudar a analizar los comportamientos de consumo, los beneficios buscados con la compra para reorientar los productos de la marca de moda.

 

Para mí es fundamental en una buena estrategia empresarial es saber identificar los segmentos fieles a la marca, los que buscan la variedad y los que no son leales a ninguna firma. Un estudio de mercado, puro y duro, y de la propia firma y su portfolio de productos.

 

Criterios como la fidelidad, el proceso de compra (razonada o impulsiva),lugar de compra, tipo de compra, intensidad de uso, gasto, situaciones de uso, sensibilidad al precio, beneficio buscados y percepciones han de ser las columnas de este estudio, un estudio profesional y concienzudo.

 

El estudio de los segmentos emergentes de la moda requiere por sí solo un análisis independiente, individual y complementario al que la firma realiza dentro del análisis de segmentación.

 

Todo es muy amplio y complejo como para desarrollarlo en un solo post y hablaré sobre ello más adelante.

 

El uso de la tecnología para el análisis de la segmentación del mercado de la moda como el CRM (Customer Relationship Management) permite una óptima gestión de las relaciones con los clientes en nuestro sector y en todos los demás.

 

Se pueden por medio de estas herramientas y del análisis del mercado plantear unas más acertadas estrategias de segmentación y cualquier sistema de información e investigación comercial  innovador en la moda van a aportarnos el conocimiento útil para tomar cualquier decisión de marketing de nuestra firma de moda.

 

Incluso agudizando el  análisis y la inteligencia competitiva van a permitir cada movimiento de la competencia, directamente, que afecta a nuestro consumidor y producto. Por ejemplo, Lázaro Hernández y Jack McCollough, los diseñadores de Proenza Schouler, detectaron y demandaron a Mulberry por un modelo de bolso diseñado por Alexa Chung muy similar a los suyos. Hasta para esto sirve el análisis del mercado.

...